Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adiós a Jesús Neira, un héroe muy polémico

El profesor agredido en 2008 por defender a una mujer ha muerto hoy en el Hospital Puerta de Hierro tras sufrir un derrame hace varios días

El profesor universitario Jesús Neira.
El profesor universitario Jesús Neira. EFE

La muerte del profesor Jesús Neira Rodríguez hou en el Hospital Puerta de Hierro, pone fin a un largo periplo de titulares, de aciertos y de errores. Este personaje público pasó en dos años de ser una persona admirada por defender a una mujer, Violeta Santander, a estar en el disparadero. Hizo declaraciones polémicas y publicó un libro en contra del sistema constitucional español. Hace días había sufrido un derrame cerebral.

Jesús Neira nació en Granada en mayo de 1953. Hijo único de una familia procedente de El Ferrol (A Coruña), se trasladó a Madrid a los 14 años. Atrás quedaban sus aspiraciones de ser marinero. Este periodista se doctoró en 1989 en Derecho con la tesis El discurso prefascista en Antonio Goicoechea. Dio clases en diversas universidades de Teoría del Estado, como la Complutense o la Camilo José Cela.

Pero realmente cuando Neira se convirtió en famoso fue el 6 de agosto de 2008. La familia y los amigos del profesor hacen público que se encuentra ingresado en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del hospital Puerta de Hierro, en la capital. Cuatro días antes intermedió en una pelea entre Antonio Puerta y Violeta Santander en un hotel de Majadahonda. Neira defendió a la mujer y, supuestamente, Puerta la emprende a golpes contra él. Una vez que está en el suelo, le sigue pegando golpes. Quedó malherido. Los facultativos de una UVI móvil del Summa le trasladan al hospital, pero recibe al poco el alta.

Neira en los días posteriores a la agresión no mejora. Y llega a visitar tres centros hospitalarios antes de entrar en coma. Nadie le hace ninguna prueba para ver si sufre alguna lesión cerebral, pese a que sufría del corazón. La familia anunció que denunciaría a la Comunidad de Madrid por los errores médicos.

El presunto agresor de Neira, Antonio Puerta, es detenido en Alicante por la Guardia Civil a las 15.30 del 11 de agosto de 2008, acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa. Tras pasar a disposición del juzgado número 4 de Majadahonda, la titular ordena su ingreso en prisión sin fianza. En la cárcel de Estremera estuvo 18 meses y 10 días hasta que la magistrada le permitió la libertad condicional tras el pago de 10.000 euros.

Mientras todo esto ocurría, Neira permanecía en coma. Así permaneció hasta el 11 de octubre de 2008, cuando comenzó a recuperarse. Poco a poco fue conociendo su hazaña. Siempre negó que fuera un héroe y mantuvo que volvería a actuar de la misma forma de ver la agresión. En ese periodo, le llovieron los premios y las condecoraciones. Entre ellas destacan la gran cruz del mérito civil, la medalla al mérito ciudadano de la Comunidad de Madrid y la medalla de oro del Senado.

Una nueva crisis respiratoria le indujo de nuevo al coma el 11 de noviembre de ese año, estado en el que estuvo hasta el 30 de diciembre. El 15 de abril de 2009, el día de su 56 cumpleaños, recibe el alta, tras permanecer 256 días ingresado. Esperanza Aguirre le ofreció durante una visita al hospital que presidiera el consejo asesor del Observatorio Regional contra la Violencia de Género. Tuvo que esperar hasta noviembre de 2009 para hacerse cargo del puesto. Su labor al frente de este organismo fue más testimonial que real, ya que prácticamente no se tomaron medidas ni se hicieron propuestas para acabar con esta violencia que sufren las mujeres.

Una de las declaraciones más polémicas de Neira las hizo tras conocer la puesta en libertad de su presunto agresor: “Me da asco y vergüenza, me gustaría ser ciudadano de otro país y, desde luego, lo haré. La desvergüenza con la que tenemos que aguantar los españoles las iniquidades de la Justicia son verdaderamente brutales”. “Me parece una broma ante unas agresiones formidables de un año de hospitalización y año y medio de rehabilitación”, añadió. Lamentó incluso ser español. Adelantó que quizá pediría la licencia de armas para protegerse. Nunca lo hizo.

Meses después publicó el libro España sin democracia (Temas de Hoy), en el que atacaba el sistema parlamentario y acusaba a los políticos de haber redactado una Constitución “en secreto y de contrabando”. A lo largo de 252 páginas critica a los políticos, a los que acusa de ignorantes, y hasta al Tribunal Constitucional.

En septiembre de 2010, Neira volvía a los titulares de los medios de comunicación. Según reveló EL PAÍS, un inspector de policía logró pararle en la M-40 cuando conducía dando bandazos. Triplicaba la tasa de alcoholemia permitida, por lo que fue detenido por la Guardia Civil. El etilómetro arrojó 0,87 miligramos de alcohol por litro de sangre espirado, frente al límite de 0,25. Este incidente precipitó la desaparición del Observatorio Regional contra la Violencia de Género. Neira fue condenado a 10 meses de retirada del carné de conducir, al pago de 1.800 euros de multa y a trabajos en beneficio de la comunidad. El profesor se negó en todo momento a dimitir, pero Esperanza Aguirre tomó las riendas una semana después. Le destituyó en un consejo de gobierno, pese a su oposición.

La muerte de Antonio Puerta el 13 de octubre de 2010 por una sobredosis en un piso del distrito de Tetuán sacó a la luz de nuevo a Neira. Su caso ya no sería nunca juzgado al fallecer el único imputado. Jamás se sabrá si era culpable o inocente. El profesor dijo aquel día que estaba triste y que tenía el deber de perdonar, “como buen cristiano”. También tuvo palabras de ánimo para sus padres.