Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un incendio en Platja d’Aro calcina tres embarcaciones

Los investigadores sospechan que el origen del fuego podría ser un cortocircuito

Un bombero extingue las llamas de uno de los barcos.
Un bombero extingue las llamas de uno de los barcos. efe

Un incendio ocurrido este jueves en el puerto deportivo de Platja d’Aro (Girona) ha calcinado tres embarcaciones y ha causado diversos daños a una cuarta. Nadie ha resultado herido y los bomberos han colocado barreras protectoras dentro del agua para contener la posible fuga de los 4.000 litros de combustible que se calcula que había en los depósitos. Aunque por el momento se desconocen las causas exactas que han provocado las llamas, se sospecha que podría tratarse de un cortocircuito, teniendo en cuenta que las embarcaciones estaban amarradas en el lugar de carga de baterías.

Sobre las cuatro y cuarto de la madrugada los Bomberos de la Generalitat han sido alertados de que se había declarado un incendio en el Port d’Aro, en Castell-Platja d’Aro. Ocho dotaciones junto al Grup de Actuaciones Especiales (GRAE) Subacuáticos se han desplazado hasta el lugar, concretamente a los amarres situados cerca de la Calle Punta Prima.

Los bomberos han separado las embarcaciones afectadas -de unos 12 metros de eslora- del resto, para evitar que el fuego se propagara y afectara a un mayor número de barcas, teniendo en cuenta que la fibra de la que están construidas es un material muy inflamable. Posteriormente, han apagado el fuego.

El sargento de los bomberos de Calonge, Josep Garcia, ha explicado que se han vertido unos 2.000 litros de combustible que han quedado dentro de las barreras de contención y mantas de absorción y por lo tanto se habrá evitado la contaminación. Además calculan que otros 2.000 están todavía en el interior de los yates.

Una vez finalizada la extinción, deberán llevarse a cabo las maniobras para reflotar los yates. Desde Protección civil prevén que se pueda hacer este mismo jueves teniendo en cuenta que se trata de una zona de fácil acceso. Si durante las maniobras necesarias para el reflotamiento se produjera algún vertido de combustible, aseguran que quedará contenido dentro de las barreras y no llegaría a la zona de playa.