Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un activista culto que nació en el Raval de Vázquez Montalbán

De perfil mediático bajo, Rabell es una persona de cultura política y consenso

Lluís Rabell, en un acto de la Favb.
Lluís Rabell, en un acto de la Favb.

Frenó personalmente la sangría de activistas de Barcelona hacia las filas de Barcelona en Comú. Se enfrentó públicamente al exalcalde, Xavier Trias, por haber insinuado que participaría en la candidatura de la hoy alcaldesa, Ada Colau. Le respondió que no participaría en esa lista ni en ninguna, al tiempo de que advertía de que siempre ha hecho política y no dejaría de hacerlo desde la calle. Pero el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos y Vecinas de Barcelona (FAVB), Lluís Rabell, ha acabado diciendo que sí. Que encabezará la lista de Catalunya sí que es pot. Por lo menos en una ocasión anterior dijo que no.

Su elección, tras el no de Arcadi Oliveras y algún otro nombre, ilustra la dificultad de la lista que suma a ICV, EUiA (donde Rabell militó), Podemos y Procés Constituent ha tenido para encontrar una persona de consenso. De formación troskista, cultura política clásica, activista de siempre (en el movimiento sindical y vecinal), es un perfil de consenso capaz de desencallar reuniones tensas y enconadas.

De oficio es traductor e intérprete. Nació en el Raval de Vázquez Montalbán y después de una larga temporada viviendo en Francia, volvió a Barcelona y ahora reside en el Eixample. Es el presidente de la Asociación de Vecinos de la Izquierda del Eixample y se incorporó a la FAVB tras la grave crisis que atravesó la entidad por la salida de la federación de su expresidenta Eva Fernández. De perfil mediático bajo y vistiendo una camisa a cuadros arremangada --tanto en invierno como en verano--, Rabell es una persona culta. Tiene capacidad de análisis política, criterio y todo lo anterior se ha apreciado en los últimos años en los comunicados de la federación de asociaciones de vecinos. Es capaz de encontrar el matiz en cada frase y conseguir que mucha gente se sienta reconocida en sus expresiones. Una dialéctica que se traslada a sus intervenciones en público. Al conocerse que encabezará la lista Catalunya Sí es pot, no pocos tuiteros han aludido su participación en los futuros debates electorales.

Rabell utiliza con frecuencia dos expresiones: "las clases populares" y "la inteligencia colectiva". Y fue de las pocas personas que tuvo el convencimiento de que Barcelona en Comú podía hacerse con la alcaldía de Barcelona. "Si se activa la inteligencia colectiva de los barrios", decía.

En la FAVB se le reconoce que ha hecho un buen papel hacia fuera, hacia las instituciones y, mal que le pesara, la prensa. Su salida será un golpe para la federación: porque nadie como él podía gestionar la compleja relación con "los suyos", ahora en la plaza de Sant Jaume; y porque se suma a las fugas de nombres de la FAVB que estaba llamado a frenar. Como la concejal Mercedes Vidal; Marc Andreu, que se ha ido de consejero técnico al distrito de Sant Martí; o la propia Colau, que también estuvo en la junta.

Más información