Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alcalá de Henares vuelve a ser un símbolo para el PSOE

Javier Rodríguez Palacios logra el apoyo de Somos Alcalá y de IU para ser elegido alcalde y desbancar al PP, que gobernaba desde 2003

Javier Rodríguez Palacios, con el bastón de mando de alcalde de Alcalá. Ampliar foto
Javier Rodríguez Palacios, con el bastón de mando de alcalde de Alcalá.

Tras 12 años de gobiernos del PP, el PSOE ha recuperado hoy Alcalá de Henares, una de las plazas más importantes por su peso demográfico, económico y por el simbolismo que evoca como la cuna de Miguel de Cervantes y referente de la cultura. Con el apoyo de Somos Alcalá y de IU, Javier Rodríguez Palacios ha sido investido alcalde de la tercera ciudad más poblada de la Comunidad de Madrid, con 200.768 habitantes (5.000 menos que Móstoles, donde gobernará otro socialista, David Lucas), de acuerdo con el padrón municipal a 1 de enero de 2014, según datos del Instituto Nacional de Estadística. Una de las primeras medidas que Rodríguez Palacios quiere afrontar es aclarar el agujero de 318 millones detectado por la Cámara de Cuentas en las cuentas de 2010.

El PP fue la fuerza más votada, pero cayó de 12 a 8 concejales, con 21.587 votos (24,08%) frente a los 35.640 de 2011 (40,67%). La segunda lista más votada fue precisamente el PSOE, con 7 ediles, dos menos que hace cuatro años y 21.079 sufragios (23,52%). A Rodríguez Palacios le ha bastado con el respaldo de Somos Alcalá, tercera con 6 ediles y 18.000 papeletas (20,17%) y de IU, que mantiene 1 de sus 3 concejales con 4.735 votos (5,28%) para ser investido alcalde. Ciudadanos se estrenó con 4 ediles —12.139 votos (13,54%) —mientras que España 2000, de ultraderecha, fue el quinto partido preferido con 5.214 sufragios (5,82%).

El hasta ahora alcalde, Javier Bello (Partido Popular), que accedió al cargo tras la dimisión de Bartolomé González en verano de 2012, llegó a ofrecer su apoyo al PSOE para que gobernase “frente a la izquierda radical”. El PP ha gobernado la pasada legislatura en minoría, con 12 ediles, frente a los nueve del PSOE, tres de IU, dos de UPyD y uno de España 2000.

El PSOE exigió desde el pasado mes de enero la dimisión de Bello al no comparecer en la comisión de investigación abierta a raíz de los contratos municipales con la empresa energética Cofely (formado en 2013 por 14 millones de euros) y Waiter Music, especializada en la promoción de conciertos y eventos, booking de artistas y gestión de recintos para eventos, por un importe superior a los 500.000 euros entre 2012 y 2013. Ambas empresas tienen un rol muy activo dentro de la presunta trama de corrupción destapada por la Guardia Civil en la Operación Púnica.

La alcaldía le llega a Palacios con dos años de retraso. En abril de 2013 Tomás Gómez, entonces secretario general del PSM, impidió que Palacios alcanzase un acuerdo con UPyD e IU. El poder municipal del PSOE se reducía entonces a Fuenlabrada, Parla, San Martín de Valdeiglesias y un puñado de ayuntamientos pequeños. Gómez esperó a que Rodríguez Palacios escenificara un acuerdo con UPyD, partidario de una moción de censura para desbancar a Bello, que también iba a apoyar IU. El exsecretario general del PSM descartó la moción antes de las elecciones autonómicas y municipales del pasado mayo tras asegurar que "no se daban las condiciones necesarias", sin especificar cuáles eran. La intrahistoria es que Gómez, alejado de Rodríguez Palacios, prefería como candidato a Eusebio González Jabonero, diputado regional la pasada legislatura y uno de sus fieles más incondicionales.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram