Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así están las negociaciones de Colau por un pacto en Barcelona

Las conversaciones con PSC y ERC siguen abiertas catorce días después de la victoria

La ganadora de las elecciones en Barcelona, Ada Colau
La ganadora de las elecciones en Barcelona, Ada Colau EFE

Catorce días después de la victoria de la activista Ada Colau en Barcelona, siguen “abiertas” las conversaciones con PSC y ERC para llegar a algún tipo de pacto, que puede ser en forma de acuerdos puntuales o de mandato y con la entrada de alguno de los dos partidos (o los dos, aunque parece poco probable) en el gobierno que encabezará Barcelona en Comú. Si hubiera pacto de estabilidad sería una fórmula que replicaría el tripartito de izquierdas que gobernó la capital catalana desde la recuperación de la democracia.

Las cifras. Colau tiene la alcaldía garantizada, porque fue la lista más votada, pero ganó con solo 11 concejales en un Ayuntamiento donde la mayoría absoluta está en 21. ERC sacó 5 regidores y los socialistas, 4. Sumarían 20, una cifra que facilitaría la gobernabilidad si al eje de izquierdas se sumara puntualmente la CUP, que suma tres concejales.

El debate soberanista. Al clásico eje izquierda-derecha se suma hoy en Cataluña el debate soberanista. Sobre todo con la perspectiva de las autonómicas previstas para el 27 de septiembre, ante las que los partidos miden sus movimientos para no perder ni un voto.

Los ritmos. Nadie descarta que no se logre llegar a un acuerdo durante esta semana. Los ritmos de debate y decisión de Barcelona en Comú son desconocidos por los partidos tradicionales, pero se lo toman con paciencia. Tanta, que contemplan llegar al pleno de investidura sin tener nada cerrado.

La posición de Esquerra. Los republicanos piden gestos en materia independentista y prácticamente descarta compartir ejecutivo con el PSC. Por parte de ERC, es la cuestión nacional la que más aleja a su candidato, Alfred Bosch, de la coalición de Colau. La semana pasada el presidente de ERC exigió a Colau que se sumara a la hoja de ruta independentista. Una exigencia inasumible por Barcelona en Comú porque se trata de un documento previo firmado también por CiU y porque en la alianza que lidera Colau hay formaciones que si bien están por el derecho a decidir (como ICV o Podemos), no son independentistas. A finales de semana, Bosch insinuaba que descartan compartir gobierno local con PSC: “Se nos haría muy extraño”, afirmaba. Este lunes Colau ha hecho gestos de acercamiento al proceso que han sido aplaudidos por los republicanos.

El PSC quiere garantía en materia económica. Con grandes coincidencias programáticas en materia social, las exigencias de socialistas y republicanos son distintas. El candidato del PSC, Jaume Collboni, prioriza la creación de empleo y las señales de solidez en materia económica. Ha reconocido incluso presiones de empresarios. En este sentido, aplaudió que Colau se sumara a la firma de la oferta del alcalde en funciones, Xavier Trias (CiU), para que el Mobile World Congress se quede en Barcelona más allá de 2018. Con todo, y tras descalabrarse al caer de 11 concejales a 4, su predisposición a entrar en el gobierno de Colau es “total”.

Consulta ciudadana si hubiera pacto. Hay otro elemento nada desdeñable en la política de pactos. Y es la consulta ciudadana que Barcelona en Comú haría para someter un eventual pacto de mandato. Una consulta que sería vinculante y en la que podrían votar los residentes en Barcelona mayores de 16 años que se inscriban hasta este jueves. Durante este fin de semana lo han hecho 2.000 personas, ha dicho hoy Colau. Llegado el caso, al PSC le parece lógico hacer la consulta.

El papel de la CUP. La CUP ha dejado claro que descarta sumarse a un pacto de estabilidad y entrar en el futuro ejecutivo de BComú junto al PSC y/o ERC. La razón es que han formado parte de ejecutivos anteriores a los que responsabilizan del actual modelo de ciudad. Con todo, la candidata de la CUP-Capgirem Barcelona, María José Lecha, ha afirmado esta mañana en BTV que podrían dar apoyo a Colau en cuestiones puntuales.

Más información