Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC se aferra a su granero electoral

Los socialistas confían en mantener con comodidad la alcaldía de L'Hospitalet

Núria Marin, alcaldesa de L'Hospitalet.
Núria Marin, alcaldesa de L'Hospitalet.

El Ayuntamiento de L'Hospitalet es la institución más importante que ahora gobierna el PSC y todo indica que lo seguirá siendo. Los socialistas aspiran a que Núria Marín revalide la mayoría de que ahora goza (13 de 27 concejales). El fracaso del proceso para que fraguara una candidatura unitaria de izquierdas, que pretendía aglutinar desde ICV a la CUP, alimenta incluso el escenario de una mayoría absoluta.

L'Hospitalet es uno de los pocos ayuntamientos con alcalde socialista durante 36 años y se ha convertido en un granero electoral para el PSC en las municipales. Hace cuatro años irrumpió Plataforma per Catalunya con dos concejales y su cabeza de lista es el único que repite, además de la ahora alcaldesa.

Queda por ver el alcance de la irrupción del cabeza de lista de Ciutadans, el expresidente del club de fútbol local Miguel García, y si desplaza como principal fuerza de la oposición al PP, con seis concejales y que estrena candidato con Sonia Esplugas. Lo mismo ocurre con CiU, con cuatro ediles, que presenta a Jordi Monrós en lugar de Meritxell Borràs, diputada autonómica y cabeza de cartel durante 16 años.

Anna González debuta como alcaldable de EUiA, tras ganar las primarias a Júlia Carballeira, de ICV, que concurre en coalición y es la número dos. Los primeros salieron del gobierno local hace meses y los segundos continúan. Marín ya ha dicho que quiere mantener esa alianza.

La que fue una ciudad descosida por el urbanismo franquista ha cambiado su cara con la democracia y ahora afronta nuevas realidades, como la concentración de la inmigración en determinados barrios y unos elevados índices de paro.