Ribera Salud pone el ojo en Eslovaquia

La empresa opta al concurso de un hospital en Brastislava

El modelo de gestión privada de hospitales y áreas de salud es el más amenazado por una eventual mayoría de izquierdas en la próxima legislatura. No solo Compromís, Esquerra Unida y Podemos combaten la “privatización” sanitaria sino que el candidato socialista, Ximo Puig, además de aplicar rigor en el cumplimiento de las concesiones ahora vigentes y de auditarlas, ha anunciado que, si llega a la presidencia de la Generalitat, no renovará esos conciertos y revertirá la gestión a la red pública.

Alberto de Rosa, consejero delegado de Ribera Salud, evitó este jueves entrar a hacer consideraciones sobre el futuro del denominado “modelo Alzira” (por el primer hospital con esa fórmula), pero apeló a que España y la Comunidad Valenciana se miren en “el espejo” de países europeos más avanzados. “Estos modelos, si hubiese más pedagogía, tendrían más recorrido”, comentó.

Ribera Salud, empresa participada por el grupo americano Centene y el Banco de Sabadell que gestiona cuatro de los cinco hospitales público-privados valencianos (Alzira, Torrevieja, Dénia y Elche-Crevillente), busca la internacionalización. Si ya gestiona dos hospitales en Perú, ahora concurre a un concurso de más de 200 millones de euros cofinanciado por la UE, en competición con otras tres empresas, para gestionar un hospital de 880 camas en Bratislava (Eslovaquia).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS