Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos años en reinserción para las mujeres que estafaron 800 euros

Ambas fueron condenadas a dos años y cuatro meses de cárcel por un juzgado de Madrid por un hecho cometido en 2008

Irene García, de 24 años, y Ainhoa Valdés, de 28, dos mujeres condenadas por gastar hace siete años 800 euros con una tarjeta de crédito ajena, ingresarán el lunes en el centro de inserción social Victoria Kent y no en una prisión ordinaria, como se especuló en un principio. Así lo decidieron ayer ambas, según explicó su abogado, Juan Miguel López de la Casa.

Las dos mujeres fueron condenadas a dos años y cuatro meses de prisión por el titular del Juzgado de lo Penal número 12 de Madrid. Deberían haber ingresado en la cárcel el pasado 1 de abril, pero ninguna de las dos recibió la notificación judicial que les obligaba a ello.

Las dos mujeres acudieron ayer por la mañana al centro Victoria Kent, situado en la antigua cárcel de Yeserías, en el distrito de Arganzuela. Allí contactaron con el subdirector de Tratamiento, quien les aconsejó que retrasaran su ingreso hasta el próximo lunes, que es el día en que se suele realizar este trámite.

En este centro, la mayoría de los reclusos se encuentran en el llamado tercer grado, por lo que solo tienen que acudir a pernoctar.

De hecho, ambas mujeres se encontraban muy contentas y no les hubiera importado haber ingresado ayer mismo, según su abogado. En caso de que no las hubieran aceptado, se habrían dirigido a la prisión de Alcalá-Meco para iniciar su condena.

Irene García y Ainhoa Valdés fueron condenadas por un delito continuado de estafa y otro de falsedad documental. Los hechos se produjeron en agosto de 2008 cuando a ambas se les acercó un hombre y les ofreció una tarjeta de crédito para que compraran lo que quisieran en una gran superficie, según su versión. También les entregó un carné de identidad que correspondía al titular de la tarjeta. Las mujeres entraron en la gran superficie y gastaron 800 euros en media hora, entre perfumes y aparatos tecnológicos, entre ellos un ordenador que les pidió el hombre que les dio la tarjeta. A la salida del centro fueron arrestadas, mientras que el hombre huyó.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram