Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apagado o fuera de cobertura

María Bayo y Ángeles Blancas interpretan dos mujeres solas en un programa doble del Liceo

Ella (nunca sabremos su nombre), el único personaje de La voix humaine, describe el teléfono como "un arma terrible, un arma que no deja huellas, que no hace ruido". Una de las formas más crueles y demoledoras de soledad autodestructiva es pasar un fin de semana esperando, en vano, que suene un teléfono.

Sobre mujeres solas, abandonos, pulsiones de muerte, amados ausentes y teléfonos que alejan más que acercan, versan y encuentran su denominador común, las obras breves del programa doble que ocupará en los próximos días el escenario del Liceo.

En Una voce in off, con libreto y música de Xavier Montsalvatge, una mujer descubre demasiado tarde, a través de una cinta magnetofónica, el amor que le tuvo en vida su difunto marido y que ella no supo o no quiso ver. En La voix humaine con música de Francis Poulenc sobre texto -una pequeña joya dramática- de Jean Cocteau, una mujer totalmente rota por dentro habla por teléfono por última vez con su amante que la acaba de abandonar.

A Angeles Blancas, la protagonista de la obra de Montsalvatge, le costó entrar en voz pero, mediada la obra, ya proyectaba bien y acabó convincente, sólida y aplomada en el papel de Angela. Estuvo secundada a buen nivel por el barítono Vittorio Prato en el papel de Mario, el amante y a mejor nivel por el tenor Antoni Comas en el "medio papel" -así lo definió el autor- de la voz del difunto marido. El coro estuvo bien en su breve intervención.

Una voce in off con texto y música de Xavier Montasalvatge. Angeles Blancas, soprano. Vittorio Prato, barítono. Antoni Comas, tenor.

La voix humaine de Francis Poulenc sobre texto de Jean Cocteau. María Bayo, soprano. Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya. Cor del Gran Teatre del LIceu Pablo González, dirección musical. Paco Azorín, dirección escénica. Producción del Gran Teatro del Liceo en Una voce in off.Coproducción del Gran Teatro del Liceo y Teatros del Canal (Madrid) en La voix humaine. Gran Teatro del Liceo. Barcelona, 18 de enero.

María Bayo se las vio con un papel fatigoso y exigente en todos los aspectos, pero muy agradecido, una auténtica perla musical y dramática, el papel de Ella de La voix Humaine. La soprano navarra, que ya había interpretado esta misma producción en Madrid hace unos meses, supo dar una verosímil intensidad a su personaje sin caer en el patetismo o la exageración.

El programa doble propició un intercambio de orquestas entre el Auditori y el LIceu, mientras la orquesta del teatro actuaba en el Auditori, la OBC y su titular actuaban en el teatro. Pablo González llevó bien la orquesta y ésta le secundó las intenciones en La voix humaine, una partitura espléndida que subraya con minuciosidad y eficacia las complejas emociones del personaje. En Una voce in off le faltó malicia y sentido del humor. Si Montsalvatge, en 1962, subtitula su obra como "opera romántica en un acto y tres escenas para dos personajes y medio" es evidente que hay una voluntad paródica y hasta quizá caricaturesca rondando en la partitura y si bien las melodías y las líneas de canto se tejen sobre unos códigos claramente -casi descaradamente- puccinianos, las disonancias que por debajo agitan la orquesta constituyen el contrapunto crítico y deberían haber sido puestas en relieve con mayor intensidad.

Las producciones, firmadas ambas por Paco Azorín, son irregulares. La de La voix humaine acierta con el personaje pero le sobran todos los añadidos de personajes mudos que no pintan nada y distraen de lo esencial. La de Una voce in off, tergiversa gravemente la obra original con unos añadidos gratuitos (entre ellos convertir en ciega a la protagonista o presuponer que el marido se suicidó) que no vienen en absoluto a cuento ni se justifican.