Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los críticos de Anova deciden abandonar la organización

Los militantes de Cerna votan a favor de escindirse de la formación de Beiras

Dos años después de crearse, fruto de una escisión del BNG, Anova, el partido de Xosé Manuel Beiras, también se ha roto. Los militantes de Cerna, la corriente crítica con los pactos con Esquerda Unida que dieron lugar a la coalición Alternativa Galega de Esquerda (AGE), han votado por una holgada mayoría abandonar la organización y crear un nuevo partido político. El sector mayoritario, que encabezan Beiras y el alcalde de Teo, Martiño Noriega, ha anunciado su voluntad de continuar adelante con un proyecto político que ha conjugado en los dos últimos años un gran éxito electoral con una constante sucesión de conflictos internos.

 Tras su derrota en la asamblea celebrada hace dos semanas por Anova, los militantes agrupados en torno a Cerna convocaron una consulta interna a través de Internet para decidir su futuro político. Según los datos difundidos a media tarde de este lunes por la dirección de la corriente, de las 276 personas con derecho a voto participaron un 73%, y de ellos el 75% se manifestó a favor de escindirse de Anova. La opción de crear un nuevo partido, una vez se formalice su salida, tuvo algo menos de apoyo, un 63%. Entre los miembros de Cerna hay dirigentes que en su día fueron estrechos colaboradores de Beiras, como los históricos Mario López Rico, Luis Eyré o Francisco Trigo, el exalcalde de Gondomar Antón Araúxo y la actual diputada de AGE Consuelo Martínez. Antes de conocerse el resultado de la votación, Martínez había anunciado que su intención es permanecer en el grupo parlamentario de la coalición con independencia de cuál fuese el desenlace de la consulta interna en su corriente.

Los miembros de Cerna tenían la mayoría en la dirección de Anova hasta que la pasada primavera, en vísperas de las elecciones europeas, Beiras se desmarcó de sus posturas, contrarias a reeditar la alianza con Esquerda Unida que les había reportado unos excelentes resultados en las autonómicas de 2012, en las que AGE logró nueve diputados y se convirtió en la tercera fuerza del Parlamento autónomo. Las bases de Anova respaldaron la posición defendida por Beiras y Noriega de concurrir a los comicios europeos junto a IU. Los contrarios a la alianza dimitieron de sus puestos en la dirección. Hace dos semanas, Cerna volvió a salir derrotada de la asamblea de Anova, y la opción de marcharse empezó a cobrar fuerza entre sus dirigentes. Entre las posibilidades que se presentan al nuevo partido que ahora crearán está la de buscar un acercamiento a la organización de la que proceden, el BNG.

“Anova lleva dos años en un proceso constituyente del que algunos han decidido autoexcluirse, pero que va a seguir adelante”, declaró Noriega tras conocer la decisión de Cerna.