Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo absuelve de tráfico de inmigrantes a un exsindicalista

La Audiencia coruñesa había condenado a Messaoud El-Omari a cuatro años de prisión y a CC OO como responsable subsidiario

El Tribunal Supremo acaba de anular la condena que hace casi un año dictó la Audiencia Provincial de A Coruña contra el exsindicalista de CC OO Messaoud El-Omari por tráfico de inmigrantes. El Supremo entiende que El-Omari podría haber incurrido en una irregularidad administrativa e incluso en un delito contra los derechos de los trabajadores por mediar para que ciudadanos marroquíes accediesen a contratos laborales en España a cambio de dinero. Pero dice que la Audiencia se equivocó al culparlo por esos hechos de tráfico de inmigrantes ya que estos no se vieron perjudicados por su condición de extranjeros y fueron contratados de forma legal.

La sentencia del Supremo, emitida el jueves, dice que “los ciudadanos marroquíes, según se declara probado, se vieron obligados a satisfacer unas cantidades para acceder a las ofertas de trabajo en España de las que disponía [El-Omari], pero aquellas respondían a ofertas reales”. El alto tribunal argumenta que “la conducta que se declara probada, consistente en la exigencia de un pago, supone la posibilidad de sancionar administrativamente al acusado, e incluso, de haberse planteado y debatido adecuadamente y tal y como sugiere [la Audiencia], la posibilidad de considerar su conducta como constitutiva de un delito del artículo 312 del Código Penal, este sí orientado a la protección de los derechos de los trabajadores. Pero no incide negativamente en los derechos de aquellos trabajadores como ciudadanos extranjeros”. Por ello, el Supremo anula la sentencia de la Audiencia y con ello la condena de El-Omari a cuatro años de prisión y a CC OO como responsable civil subsidiario.

El-Omari llegó a ser miembro de la ejecutiva comarcal de CC OO en Santiago, con la que ahora tiene pendiente un juicio laboral tras su despido de la organización. El ahora absuelto mostró ayer su satisfacción por la sentencia ya que “se ha hecho justicia después de seis años de sufrimiento” e insistió en considerarse “utilizado por otros para esa mediación laboral” por la que se le juzgó. “Si alguien cobró, yo no fui”, sentencia.El-Omari muestra su agradecimiento a quienes lo apoyaron y lamenta los ataques personales que sufrió durante el último año. “No le guardo rencor a nadie”, concluye.