Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo Picasso ‘vuelve’ a la escena de la danza

El coreógrafo valenciano Marcos Morau estrena 'Los pájaros muertos', sobre la vida del pintor malagueño

Un momento de los ensayos de 'Los pájaros muertos' en el Teatro Principal de Valencia. Ampliar foto
Un momento de los ensayos de 'Los pájaros muertos' en el Teatro Principal de Valencia.

Si Pablo Picasso viviera probablemente se sentiría a gusto viéndose en un espectáculo de danza como el que este jueves estrena el Ballet de la Generalitat en el Teatro Principal de Valencia con el título de Los pájaros muertos, el lienzo cubista que el malagueño pintó en 1912. Picasso fue uno de los pintores que renovaron la escenografía de la danza y con ella la danza misma, en la segunda década del siglo XX, a través de los Ballets Rusos de Diáguilev.

Los decorados y diseños de Picasso para cuatro espectáculos de los Ballets Rusos, entre ellos el alarde cubista de Parade en 1917, así como de pintores como Braque, Gris o Max Ernst influyeron en los nuevos derroteros de la danza de la época, así como en el éxito de las obras, aunque en algunos casos no fueran enteramente comprendidas las innovaciones introducidas por la interacción de lo más vanguardista de ambas artes.

Casi un siglo después, el coreógrafo valenciano Marcos Morau (Ontinyent, 1980) se adentra en la vida del genial pintor, con los personajes y el mundo en que discurrió su fructífera existencia. “No es una pieza sobre su obra sino sobre su vida, lo que pasa es que su vida condiciona su obra", aclara el creador del espectáculo Los pájaros muertos, ganador el año pasado de los premios Time Out al mejor creador del año y el Nacional de Danza 2013. 

"Pablo Picasso es quien es por lo que vivió en España y Francia", prosigue Morau, "y esta combinación de tradición y modernidad, de represión y libertad, pasodoble, divertimento… todo ello perfila la genialidad del artista. Nunca he querido colocar su obra en el escenario, sino recrear un mundo similar al que le tocó vivir y en consecuencia afectó a su obra”.

Bailar entre lienzos

J. M. J.

Podría decirse que la danza renueva ahora un idilio con la pintura que siempre estuvo latente, con períodos de apasionado romance como los vividos por Los Ballets Rusos de Diàguilev, no solo gracias a Picasso, sino también Benois, Larionov, Sert, Gris o Matisse, entre otros.

Mientras se estrena en el Principal de Valencia la nueva versión de Los pájaros muertos, inspirada en Picasso, el mismo Marcos Morau ultima ahora con La Veronal un espectáculo en torno al pintor Edvard Munch para CarteBlanche, la Compañía Nacional de Danza de Noruega.

Edvard es "una sofisticada y cómica interpretación inspirada por el imaginativo universo del pintor noruego", que se estrenará el 21 de enero de 2015 en la Ópera de Oslo.  

Con otros planteamientos, se ha representado en los últimos meses Sorolla en los Teatros del Canal  y las Naves del Español de Matadero   Madrid. Es un espectáculo de Antonio Najarro para el Ballet Nacional de España que rinde tributo al pintor valenciano y que contó con Franco Dragone, del Cirque du Soleil, para crear un espacio escénico innovador que "es una pintura" y en el que el vestuario, la luz y la imagen pretendían ser una representación de los cuadros de Sorolla. 

La compañía madrileña Aracaladanza, Premio Nacional de Teatro para la Infancia y la Juventud 2010, anda de gira con Constelaciones, espectáculo concebido como "un cóctel de sensaciones con el que imaginar un universo rescatado de entre las imágenes con las que Joan Miró siempre nos ha desafiado". Esta compañía ha realizado producciones también sobre El Bosco y René Magritte.  

La compañía de Morau, La Veronal, explica que "la pieza toma prestado el título de uno de los cuadros de Picasso para adentrarse en un campo alegórico de guerras, viajes y amores", donde "Sexo, Arte y Muerte construyen un retablo de imágenes evocadoras de la pasión con la que el pintor trabajó durante toda su vida". Los Pájaros Muertos sigue a Picasso en "un recorrido por los años y nombres que compartieron el tiempo, las ciudades y los cafés" con en artista malagueño. 

El espectáculo tuvo una primera versión de pasacalles en el Museo Picasso de Barcelona, en 2009, y ha tenido representaciones puntuales en la Bienal de Venecia, en el Festival de Teatro de Curitiba de Brasil y en la Feria de Tàrrega. Pero en la práctica es un espectáculo nuevo. Primero, porque, como puntualizan desde Teatres de la Generalitat "es la primera vez que el espectáculo se adapta a un espacio cerrado con las diferencias que ello implica para el coreógrafo". Es también la primera vez que el acompañamiento musical es el de una orquesta sinfónica, la del Conservatori Superior de Música Joaquín Rodrigo de Valencia.

Hay una iluminación, elementos escenográficos nuevos y la interpretación de una compañía profesional que lo convierten en estreno de un espectáculo original: “Para mi la pieza es nueva; aunque ya existía, la concibo como una nueva creación por todos estos elementos que nunca han existido en Los pájaros muertos", corrobora su creador.  Hay aspectos que, como la iluminación, prosigue, "te permiten transportarte a un mundo no real; es una de las cosas que te da el teatro. La esencia es la misma pero el espectador se va a encontrar algo nuevo”.

Por primera vez el espectáculo estará interpretado por bailarines profesionales. En ocasiones anteriores lo fue por profesionales del teatro o por clowns, o por artistas amateurs. Es una pieza muy teatral en la que prevalece la composición global de la imagen, la música y el movimiento. Una obra que se adapta a cada contexto y que en este espacio y tiempo: “la pieza es más compacta y gana en dramaturgia y coherencia escénica”, concluye el coreógrafo valenciano.

El espectáculo se presenta en el Teatro Principal de Valencia el 9 de octubre con un precio especial de 5€ para conmemorar el Dia de la Comunitat Valenciana. Intervienen 25 bailarines y 90 músicos. Pilar Vañó dirigirá la Orquestra Simfònica del Conservatori Superior de Música ‘Joaquín Rodrigo.

Tras la puesta en escena de Los pájaros muertos, el Ballet de la Generalitat estrenará Barba azul de Inma Garcia y Meritxell Barberá (Taiat Dansa). Será el 17 de octubre en el Principal y contará también con la música en directo de la misma orquestra sinfónica.