Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una medalla para Schwarzenegger

El actor, político y culturista recibió ayer el metal que le acredita como primer embajador de Madrid Destino con una declaración de amor por la ciudad

Arnold Schwarzenegger recibe la Medalla de Embajador de ' Madrid Destino'.
Arnold Schwarzenegger recibe la Medalla de Embajador de ' Madrid Destino'.

“Tengo muchas medallas, trofeos y premios, pero sin duda este es la más… reciente”. Arnold Schwarzenegger bromeaba ayer con el público compuesto de fans, representantes del Ayuntamiento y periodistas. Pedro Corral, delegado de Las Artes, Deportes y Turismo, acababa de entregarle la medalla que le acredita como primer embajador de Madrid Destino, la empresa municipal que gestiona la promoción turística de la ciudad.

 El Ayuntamiento asegura que reconocerá con estas medallas a personas y organizaciones que han demostrado un compromiso singular con Madrid. Y el ex gobernador de California y actor de 67 años se ha hecho con este reconocimiento por su faceta de culturista y empresario. Una faceta que le lleva a organizar en la capital desde hace cuatro años la feria Arnold Classic Europe en torno al culturismo, deporte del que fue en su juventud campeón mundial.

Schwarzenegger, considera el Consistorio, es merecedor de este singular galardón por un certamen que se celebra desde 1988 en Estados Unidos y del que Madrid acoge su versión europea. Un gran honor, a tenor de sus declaraciones. “Elegimos la ciudad por mi amor por España y por Madrid. Otras ciudades querían tener el Arnold Classic: Viena, Londres, París, Berlín... se peleaban por él, pero decidimos que el que debía tenerlo era Madrid”.

Las cifras que maneja son faraónicas: espera reunir a 5.000 atletas de 60 países y 40.000 aficionados provenientes de 80 naciones en el Recinto Ferial de Casa de Campo.

Para el Ayuntamiento la presencia del actor, que no quiso contestar a las preguntas de los periodistas tras el acto, “supone una importante promoción y divulgación de Madrid en los medios de comunicación”.

Durante su intervención, el estadounidense de origen austriaco había recordado su estancia en Madrid durante el rodaje de Conan el Bárbaro en 1982. “Pasé cinco meses rodando aquí. Fue una época maravillosa y la película fue un gran avance en mi carrera”.

El filme se rodó parcialmente en la Sierra de Guadarrama, lo que también recordó Corral en su discurso, en el que definió al culturista como “una figura reconocida mundialmente por las encarnaciones modernas del héroe clásico”. Schwarzenegger ha aseguró que la medalla es un reconocimiento a un deporte al que se dedica desde hace más de cuatro décadas: “Empecé a hacer esto no solo para mí. Queremos recordar que es una actividad abierta a cualquiera, que ayuda al desarrollo mental y físico”. El nuevo embajador de Madrid como destino turístico quizá recibiera la medalla por su trabajo con las pesas y la empresa, pero no renunció a su identidad de estrella del celuloide. Nada de “adiós” o “gracias” al final del acto. Schwarzenegger se despidió con cara de pocos amigos y un conocido y rotundo: “I'll be back” (Volveré).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram