Diva por obligación

María Luisa Merlo protagoniza en el Teatro del Arte la obra 'Villa Puccini'

María Luisa Merlo, en 'Villa Puccini'.
María Luisa Merlo, en 'Villa Puccini'.

Una diva de la ópera antes de su último concierto y una soprano que entona los ecos de su memoria. María Luisa Merlo protagoniza en el Teatro del Arte la obra Villa Puccini, un monólogo en el que la actriz rememora la vida de una gran cantante de ópera, con la ayuda de la soprano Emilia Onrubia, que pone voz a sus recuerdos, y el ritmo que marcan los compases del genio italiano.

"Saber que estás ante tu última función debe de ser tremendo", comenta la veterana actriz. La acción de Villa Puccini se desarrolla durante el ensayo final de la protagonista, antes del que será su último concierto en Torre del Lago, un pueblecito de la Toscana donde el maestro vivió y compuso alguna de sus obras más famosas, y en la que cada año se celebra el Festival Puccini. Ese punto de arranque es, en realidad, una excusa para que el personaje que interpreta Merlo eche la vista atrás. "Está estancada, pero es una buena persona. Aunque odia a todos. A los directores de ópera, a los directores de escena, a sus compañeras… excepto a la Callas. Ella es su debilidad".

La actriz se mete en la piel y en la memoria de una soprano que más que ser una diva, "se lo hace", casi por obligación. Es su escudo, su único mecanismo para defenderse en un terreno tan exigente como la ópera. "La presión que soportan es tremenda. Me gusta muchísimo el mundo de la ópera, pero sé cómo lo pasan de mal antes de salir a escena porque se enfrentan a un público muy entendido".

Durante el monólogo, su mente va haciendo parada en su larga carrera, sus competidoras, su marido, su hijo y su representante. También en Puccini, a quien rinde homenaje. Entre recuerdo y recuerdo, la voz de la soprano valenciana Emilia Onrubia va poniendo voz a los distintos capítulos de la vida de la protagonista. Onrubia irrumpe en 12 ocasiones para entonar arias que van marcando el estado de ánimo sobre el escenario. "Son los sentimientos de la propia diva, que se va volviendo más humana y se muestra heroica, maternal, pizpireta o sentimental, dependiendo del momento", apunta la soprano, que interpreta piezas de Madame Butterfly, Tosca o Turandot. "Es una simbiosis muy bonita, profunda y poética. Las palabras que ella va diciendo se reflejan en la música".

Ese ensamblaje entre palabra hablada y cantada, que se suceden una detrás de otra sin respiro, requiere un especial esfuerzo, sobre todo para la soprano. "Me ayuda muchísimo. Es un asombro verla y oírla cantar. Hay un momento en el que voy siguiéndola y creo que soy yo, ¡ojalá cantara así!", ríe Merlo. "Es conmovedor. Estamos juntas sobre el escenario, pero no nos miramos, excepto en una ocasión. Y entonces hay una profundidad y una emoción tal, que incluso se nos escapan las lágrimas", cuenta Onrubia.

Tráiler de 'Villa Puccini'.

Escrita por Miguel Ángel Orts y Alexander Herold y dirigida por este último, Villa Puccini ha girado por buena parte de España desde que se estrenara en el Teatro Rialto, en Valencia, hace dos años. El Teatro del Arte, que acoge la obra en Madrid, es la primera sala independiente a la que se enfrenta Merlo en su larga carrera. "Quién me iba a decir que iba a debutar en algo a mis 73 años", bromea.

Además de un debut inesperado, en Villa Puccini Merlo afronta también un reto, el de encarnar a una diva, aunque confiesa que, por mucho que intenta caer mal al público y resultar "odiosa", no lo consigue del todo. "Me parece una idiotez hacerse la diva, nunca lo fui. Pero sí me topé con algunos egos en mi generación, sobre todo masculinos". Villa Puccini, con su divismo y su música, es una comedia a la que, como apunta la actriz, no le falta su momento dramático, "como en toda buena ópera". Estará en el Teatro del Arte durante todo septiembre, sábados y domingos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS