Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida una joven de 18 años por matar a su recién nacido en Alcoi

La Policía Nacional encontró al bebé dentro de un contenedor con una herida punzante

Una mujer de 18 años fue detenida en Alcoi (Alicante) la noche del miércoles tras confesar haber acabado con la vida de su bebé recién nacido. La mujer acudió al centro sanitario con síntomas de haber parido y fue detenida después de que los médicos que la atendieron dieran parte a la policía.

El contenedor de la calle donde fue encontrado el bebé
El contenedor de la calle donde fue encontrado el bebé

La joven llegó al Hospital de la Virgen de los lirios sobre las 10.20 de la noche. Colombiana de Cali, aunque nacionalizada española, había sido trasladada al hospital por personas no especificadas y allí el médico comprobó que presentaba síntomas de que acaba de dar a luz. Al ser preguntada por el bebé, la chica se derrumbó y confesó.

Los médicos dieron el aviso a la policía y esta acabó confesando a los agentes haber lanzado a su hijo a un contenedor de la Calle Perú, en el barrio de Santa Rosa, a unos cientos de metros de la comisaría de policía.

Los agentes encontraron al pequeño en el interior del contenedor como les indicó la joven. Tenía "heridas realizadas con un objeto punzante", según ha explicado una fuente policial.

El trasiego de policías y ambulancias tuvo en vilo toda la noche a este barrio cercano al caso antiguo de la ciudad. "Estuvieron mucho rato, no sabíamos que pasaba”, ha explicado este lunes una vecina, “pensábamos que alguien había muerto y que iban a levantar el cuerpo”.

Otro vecino ha añadido que los agentes le impidieron ir a tirar la basura al contenedor en el que supuestamente se encontró el bebe fallecido.

La joven que ha confesado la autoría del parricidio es vecina de Alcoi y permanece detenida en el centro sanitario a la espera de ser puesta a disposición judicial posiblemente el próximo sábado, según informó la Policía Nacional.

Casos similares

En el verano de 2013, una situación similar se vivió en Alicante ciudad. Un bebé con apenas 40 horas de vida fue descubierto en el desagüe de un edificio. La policía, tras tirar del hilo, descubrió a su madre, de nacionalidad polaca, en el hospital general de la ciudad donde había ingresado por un supuesto aborto.

En enero de este año, una mujer suiza en busca y captura degolló en Torrevieja a su bebé, con el que se había fugado a España. Su hijo, de 10 meses y con una grave enfermedad (hidrocefalia) requería de servicios médicos periódicos. Ya detenida y en el hospital torrevejense, en un descuido de los Guardias Civiles que la custodiaban, degolló a su hijo y se intentó quitar la vida.