El cierre de RTVV cuesta ya 220 millones, según los socialistas

El diputado Josep Moreno cifra en siete millones el pago a RTVE por la desconexión en La 2

“Seis meses después, el resultado son 220 millones de ruina y 10 imputados”, proclamó el diputado socialista Josep Moreno, que interpeló ayer, en el pleno de las Cortes Valencianas, al vicepresidente del Consell, José Ciscar, sobre el proceso de liquidación de la cadena pública Ràdio Televisió Valenciana (RTVV), por cuya gestión hay una decena de imputados en una investigación judicial. El parlamentario recordó que Alberto Fabra justificó el cierre en que la Generalitat no podía asumir los costes laborales, cuando la directora general de entonces, Rosa Vidal, había planteado un presupuesto de 61 millones y el comité de empresa propuso un acuerdo para salvar la empresa que reducía a 40 millones los costes laborales. Y desgranó los cálculos de lo que ha costado el proceso de cierre: 81,1 millones del segundo ERE, 35 millones de salarios de tramitación del primer ERE, anulado por los tribunales, otros 35 millones de salarios pagados a los trabajadores sin que se les permitiera acudir a sus puestos, 836.000 euros de asesoramiento del primer ERE, 768.000 de asesoramiento del segundo despido colectivo... En total, 156 millones, a los que sumó la devaluación patrimonial reconocida por los propios liquidadores de RTVV, que hace que lo que tenía un valor de 100 millones ahora se evalúe en 39,6. Eso arroja una cifra de 220 millones.

Ciscar no negó las cuentas del diputado socialista, que califico de “estimaciones” y se limitó a señalar que “las cifras finales se sabrán cuando esté cerrado el proceso”. El vicepresidente reiteró que era “imposible mantener una radio televisión pública con 1.600 trabajadores”. Ciscar apuntó que la cadena habría costado “550 millones de euros en cinco años”, una cantidad inasumible.

Moreno respondió que los 220 millones que ya cuesta el cierre habrían permitido mantener RTVV cuatro años. El diputado comparó también el coste del concurso de externalización de programas que hizo el equipo de Rosa Vidal, de 6.800 euros la hora de programación, con los 13.461 euros la hora que costará el convenio para una desconexión territorial de RTVE, al que Fabra quiere destinar siete millones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS