Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos pretende captar las bases de otros partidos

La formación plantea una dirección paritaria y con cargos rotatorios en su primera asamblea

Un momento de la asamblea de Podemos celebrada en Málaga. Ampliar foto
Un momento de la asamblea de Podemos celebrada en Málaga.

El guion de Podemos en Andalucía aún está por escribir. Los resultados en las elecciones europeas del 25 de mayo —cinco escaños en el Parlamento europeo y la quinta fuerza más votada en la comunidad— han sido un acicate para que sus responsables se planteen futuros objetivos, aunque todavía deben definir su organización en el ámbito regional. La ausencia de estructura es tal que se desconoce el número de círculos formados en el territorio andaluz y no existe un análisis de los resultados electorales porque no hay un equipo dedicado a esta tarea.

El trabajo que Podemos ha emprendido ahora es el de configuración, y este sábado 208 personas de las ocho provincias se reunieron en su primera asamblea regional, celebrada en Málaga, en la que surgieron algunas conclusiones sobre cómo será su relación con otros partidos: confluirán y podrán hacer acciones con las bases, por ejemplo, las de IU, pero en ningún caso se permitirán pactos con las cúpulas de otras fuerzas políticas.

Esa es una de las primeras conclusiones. De momento, nada más. La decisión de optar al Gobierno de la Junta de Andalucía aún no está tomada y el trabajo se centra en diseñar su estructura de cara al congreso fundacional nacional previsto para el próximo otoño. Según Juan Fidalgo, del círculo de Málaga, la idea es volver a reunirse antes de esa cita para seguir avanzando en organización y contenido.

Podemos obtuvo en la última cita con las urnas el 7,11% de los votos en Andalucía y fue el quinto partido más votado en la región, a escasísima distancia de UPyD. Si los resultados se extrapolaran a unos comicios autonómicos, algo que muchos expertos rechazan por las características distintas de cada convocatoria, se convertirían en la cuarta fuerza con más peso del Parlamento andaluz.

La formación quiere seguir unida a los movimientos sociales y hacerse con las simpatías de los ciudadanos de izquierdas, pero el abanico no se cierra. Uno de los asistentes a la asamblea propuso atraer a los votantes de PSOE e IU, pero también a “los moderados” del PP.  Eso sí, siempre enfocados a las bases, nada de alianzas con las direcciones. Se plantea como imprescindible ser un movimiento participativo en el que todo el mundo que se incorpore “pueda hacer algo”.

Uno de los puntos consensuados entre los asistentes fue que la coordinadora andaluza que se cree para dirigir el proceso constituyente del partido en la región sea paritaria, rotatoria (se desconoce de momento el tiempo de permanencia) y revocatoria. “Si hay una mayoría de círculos que entiende que una persona no lo está haciendo bien por lo que sea, que sea destituida”, explicó Fidalgo sobre este concepto.

Hay varias citas con las urnas próximamente que no se pueden perder de vista. La europarlamentaria gaditana Teresa Rodríguez, una de las participantes en el encuentro, apunta cuál es la postura que existe ahora en la organización respecto a las elecciones locales de mayo de 2015: “La decisión de concurrir a las municipales será de cada círculo. Hay muchos pueblos y ciudades en las que no hay estructura, pero hemos tenido muchísimos votos. Donde ocurra, será desde abajo y porque exista un círculo de ahí que esté interesado”, dice.

Los representantes de las decenas de círculos andaluces que ya ha formados también debatieron sobre la situación política de Andalucía y del gobierno bipartito de PSOE e IU. Hay quien identificó a parte de la federación de izquierdas con “la casta” que para ellos representan PSOE y PP (partidos “dinásticos”, dijeron) y el bipartidismo (“no es que sea casta es que es régimen”, dijo otro) y casi todos coincidieron en que el balance del Ejecutivo andaluz es “nefasto”.

“Tenemos que decirle a la gente que el Gobierno andaluz hace recortes, que despliega un discurso de izquierdas que no es cierto”, dijo Jesús, del círculo de Sevilla, uno de los intervinientes más críticos con el Ejecutivo que preside la socialista Susana Díaz. Puso el ejemplo de la Universidad de Sevilla, en la que, según dijo, 600 profesores han sido despedidos en los últimos cinco años. Varios coincidieron en censurar los despidos, recortes y privatizaciones, aunque en Andalucía se aborden de forma distinta de como se hace en las comunidades gobernadas por el PP.

Este miembro del círculo de Sevilla también expuso una de las ideas más repetidas en la asamblea: Podemos aboga por la ruptura del sistema institucional actual, al que se refiere como “heredado del 78”. “Lo que no puede ser es que cambie todo para que no cambie nada. No queremos una segunda transición, sino la ruptura del sistema y un nuevo proceso constituyente”, dijo.

Varias personas del círculo de Málaga reconocían ayer sin pudor que estaban “desbordados”. A media mañana aún desconocían cuánta gente iba a asistir a la primera asamblea regional porque surgen círculos nuevos a diario. Las adhesiones de simpatizantes son constantes. De un barrio saltan a otro barrio y de un pueblo se expanden a otro pueblo. El fenómeno está en la calle y la formación trabaja ahora para canalizarlo.