Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pasión gitana

Joaquín Cortés estrena su nuevo espectáculo 'Gitano' en el teatro Tívoli de Barcelona

El bailaor Joaquín Cortés a las puertas del teatro Tívoli de Barcelona.
El bailaor Joaquín Cortés a las puertas del teatro Tívoli de Barcelona.

Joaquín Cortés (Córdoba 1969) vuelve a Barcelona al frete de su compañía, tras varios años de ausencia, para estrenar a nivel mundial su último espectáculo titulado, Gitano. Una obra que según palabras del bailaor “es un viaje a través de mi evolución como artista a la que se suma el descubrimiento de nuevas culturas”. Desde el flamenco a la música clásica, desde la fusión del góspel y el jazz hasta pasar por los ritmos derivados de la música afro laten en este espectáculo, y todo ello fusionado con el baile flamenco de su autor. Baile que ha revolucionado el mundo del flamenco y ha levantado pasiones, pero también críticas por parte de los puristas de este género.

Gitano de una hora y cuarenta y cinco minutos de duración, tiene dos partes diferenciadas aunque se ofrece sin interrupción. En la primera, más íntima, se baila puro flamenco, siendo la segunda parte una explosión de baile y música en las que se fusionan diversos estilos. En este montaje participan ocho bailarinas, dos bailaoras, diecisiete músicos y un cuadro flamenco a ocho voces, además de unos espectaculares audiovisuales. El vestuario del bailarín es de su gran amigo y admirador, Georgo Armani. El público que acuda mañana viernes al Teatro Tívoli encontrará en esta nueva obra del artista la huella de trabajos anteriores como Cibayi, Live, De amor y odio, Mi Solead, Pasión Gitana y Calé, y se reencontrará con el apasionante flamenco de este brillante intérprete. Un flamenco a veces sobrio otras extrovertido pero marcado por el baile de raza. Su talento y fuerte personalidad le convierten en un animal escénico. Su solo presencia llena el escenario. Su endiablado y versátil zapateado, así como su sensual quiebro de cintura y la belleza de su movimiento de brazos le convierten en un intérprete carismático. El bailaor cuenta con una sólida formación de danza académica y contemporánea y esto se evidencia en el más mínimo de sus gestos. Dos disciplinas que también encuentran su lugar en este Gitano.

Cortés empezó su carrera a los catorce años como bailarín del Ballet Nacional de España, entonces bajo la dirección de María de Ávila, a la pregunta de si le gustaría ser director de esta compañía afirma de forma tajante “me lo han propuesto en varias ocasiones pero siempre he dicho que no, necesito libertad para crear y sé que en el Ballet Nacional de España dependería de los políticos”. Prefiera arriesgarse a tener una compañía privada y poder sentirse libre, “en los tiempos actuales es una locura mantener una compañía pero sigo adelante, cuando viajamos somos cuarenta personas”. Cortés está dolido por el poco reconocimiento que recibe en su país siendo uno de nuestro artistas más internacionales, y afirma “En Rusia, Estados Unidos, concretamente en Nueva York, o en Japón me ponen un teatro a mi disposición y me dan subvenciones si me quedo a trabajar allí, pero no acepto porque quiero vivir en mi país”.

Cortés ha bailado con figuras de la danza como Maya Plisetskaya , Julio Bocca y Silvie Guillem, por citar tres y en escenario de la talla del Radio City Music Hall de Nueva York, el Festival de Spoleto o el Royal Albert Hall de Londres siempre agotando las localidades. También ha sido invitado a bailar en ceremonias tan prestigiosas como el Premio Nobel de la Paz, la gala de los Grammy o la gala de Celebración Hispánica en la Casa Blanca. Es Embajador del pueblo Romaní por el Parlamento Europeo y Embajador del cambio climático por el vicepresidente de los EEUU Al Gore, además de obtener La Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes entregada por los Príncipes de Asturias.