Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un dirigente de UGT administra al mismo tiempo tres empresas

Una doble actividad que prohíben taxativamente los estatutos del sindicato

Romero pone su puesto a disposición del sindicato

Uno de los más relevantes dirigentes de UGT en Galicia, Eladio Romero Ares, compagina desde hace más de seis años su cargo sindical con su faceta de empresario, como administrador de tres empresas asentadas en Lugo. Una doble actividad que prohíben taxativamente los estatutos del sindicato. Establecen que es “incompatible ocupar cargos de responsabilidad sindical cuando se ostente cargos de nivel superior en la estructura orgánico-directiva de una empresa”, salvo las de trabajo asociado. Pero Romero, actual secretario general en Galicia de una de las federaciones más poderosas de la central, la de Transportes, Comunicaciones y Mar, lleva ya tiempo compatibilizando la labor de directivo empresarial con su condición de líder sindical. Aunque compagina esas actividades en sectores económicos que hasta ahora nada tienen que ver entre sí, las normas de su sindicato destacan, en una disposición adicional, la necesidad de prohibirlo “con el ánimo de garantizar la máxima independencia y autonomía de la organización”.

Ferroviario de profesión, aunque liberado desde hace muchos años con distintos puestos de responsabilidad en el comité de empresa de Renfe y la federación comarcal de Transportes,este lucense que todos conocen por Lalo fue fichado por José Antonio Gómez, al tomar en 2005 las riendas de UGT en Galicia, para ser su número tres. Durante ocho años, hasta el último congreso de junio de 2013, Romero ejerció de responsable de Acción Sindical en la Ejecutiva gallega. Y fue en su primer mandato cuando retomó sus actividades empresariales —ya había tenido en el sector hostelero en la década de los noventa— al convertirse entre noviembre de 2007 y enero de 2008 en responsable de dos empresas dedicadas a la venta de artículos de deportes, A Sport 21 Lugo y Ana Lucus Sport.

El dirigente sindical tomó así el relevo de su esposa, Ana Núñez Sanjurjo, y se convertía en socio de la otra administradora-fundadora de estas sociedades, Ana María Fernández Brandón, casada con el entonces alto directivo de Monbus, Juan Manuel Gómez Piña. Este último, tras su salida al frente del grupo empresarial de transportes de viajeros, también sustituyó en enero de 2011 a su mujer en ambas empresas y compartió con Romero durante más de dos años y medio las acciones y administración de esas firmas con una tienda en Lugo. Pero el negocio no va bien. Regentado en solitario por el dirigente de UGT desde agosto de 2013, tras cesar Gómez Piña, arrastra cuantiosas pérdidas, además de una docena de reclamaciones y embargos de la Seguridad Social por impago de cuotas. Hubo sucesivas ampliaciones de capital social, elevado a 34.000 euros en un caso y a 96.100 en el otro. Romero también decidió a finales del pasado año ampliar el objeto social de Ana Lucus Sport a otros sectores como la hostelería y el comercio de productos de carpintería.

Con la intención de diversificar sus actividades empresariales, el sindicalista creó hace un año junto a su esposa, empleada a tiempo parcial de UGT en Lugo, otra sociedad, Xestisema. Con un capital de 3.100 euros y el mismo domicilio que Ana Lucus Sport, esta nueva empresa tiene un amplio objeto social: hostelería, organización de eventos, charlas, jornadas, simposios y conferencias, alquiler de coches, artes gráficas y servicio de publicaciones. Romero asegura que desconocía que fuese incompatible su actividad empresarial con su cargo sindical, aunque destaca su intención de ponerlo de inmediato a disposición de la organización. Está en funciones desde hace un par de semanas tras la fusión de la Federación de Transportes de UGT con la de Comercio, sector al que pertenece su negocio de artículos de deportes. El sindicalista atribuye a “una lucha interna” la divulgación de su faceta de empresario y subraya que nunca, durante su asociación con Gómez Piña, tuvo nada que ver con convenios o acuerdos en el sector del transporte de viajeros.