Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra propone elegir a un tercio de los diputados de manera directa

El presidente de la Generalitat quiere reformar la ley electoral además de reducir escaños

Alberto Fabra y su presentador, el expresidente Eduardo Zaplana, observados por tres consejeros y la alcaldesa de Madrid.
Alberto Fabra y su presentador, el expresidente Eduardo Zaplana, observados por tres consejeros y la alcaldesa de Madrid.

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, propuso este lunes modificar la ley electoral valenciana para que los ciudadanos puedan elegir de manera directa a un tercio, como mínimo, de los diputados a Cortes Valencianas.

La propuesta, realizada por Fabra durante la conferencia pronunciada en el Club Siglo XXI en Madrid en la que fue presentado por el expresidente Eduardo Zaplana, prevé que, al menos se pueda elegir de manera directa un diputado por cada comarca o partido judicial.

La idea de reformar la ley electoral valenciana pretende, en palabras del jefe del Consell, “que cualquier persona pueda conseguir representación directa en las Cortes, y que ese diputado se haga responsable de la gestión de los problemas que preocupan y afectan a sus vecinos”. Fabra estuvo arropado por el Consell en pleno, la cúpula empresarial valenciana, Esteban González Pons y Carlos Floriano del PP nacional y las alcaldesas de Valencia y Madrid, pero no acudió ningún ministro.

La iniciativa se produce después de que el Consell trasladase a las Cortes Valencianas un proyecto de ley de reforma del Estatut para reducir el número de escaños de 99 a 79. Tanto la reducción de parlamentarios, como del sistema de elección requieren de una mayoría cualificada que pasa por un acuerdo entre el PP y el PSPV.

Castedo y Bataller no repetirán si están imputados, según el popular

Los trazos de la reforma de la ley electoral que propone Fabra se asemejan, además, bastante a la propuesta lanzada en 2011 en el discurso de investidura de Francisco Camps, justo antes de dimitir. Entonces, el todavía presidente propuso elegir los diputados a Cortes Valencianas por circunscripciones uninominales para “fomentar la conexión directa entre electores y diputados”.

Este anuncio —que luego le sirvió a Camps para hacer la tesis doctoral bajo la dirección del presidente del Consell Jurídic Consultiu, Vicente Garrido— fue aparcado, tras la llegada de Fabra a la presidencia de la Generalitat y el nombramiento de Serafín Castellano como secretario general del PP. El sistema, sin elementos correctores, otorgaba, en la práctica, la mayoría absoluta al partido más votado y reducía la presencia de los partidos minoritarios. Fabra también anunció un cambio en el reglamento de las Cortes para que “las asociaciones representativas” puedan facilitar su opinión a los grupos parlamentarios sobre distintas iniciativas legislativas.

No fue este el único anuncio realizado por el presidente de la Generalitat en la conferencia del Club Siglo XXI en Madrid. Fabra también abordó de manera franca el problema de la corrupción. “Junto al empleo, la otra gran prioridad que debemos marcarnos es plantear una guerra sin cuartel contra la corrupción, adoptando cuantas medidas sean necesarias para poder acabar con ella”, afirmó el presidente valenciano, que aseguró: “En las listas de mi partido para las próximas elecciones, no habrá ninguna persona imputada judicialmente por delitos de corrupción”.

Para Fabra, su determinación “puede llevar a situaciones injustas” pero “la regeneración de la vida pública ha de estar por delante de los intereses personales”. “Mi partido ha entendido la necesidad de renovarse y estar limpio de toda sospecha para poder reilusionar a los valencianos y demostrar que somos la única opción”. Una decisión que podría descabalgar de la reelección a los alcaldes de Alicante, Sonia Castedo, y Castellón, Alfonso Bataller, si mantienen su condición de imputados en Brugal y Gürtel, respectivamente.

Lo más sorprendente fue que la financiación autonómica no ocupó el centro de su intervención

En este contexto, el jefe del Consell anunció su predisposición para llegar a un pacto con la oposición “para establecer un plus de ejemplaridad en la actuación de los representantes públicos”, la aprobación de una ley autonómica de transparencia más exigente que la estatal y la puesta en marcha de un portal web que mejore la información que se facilita a los ciudadanos.

Alberto Fabra también se refirió a los esfuerzos realizados para reducir y mejorar la agilidad de la Administración y los indicadores económicos que apuntan a una recuperación económica. Elementos todos ellos que relató horas antes, en un almuerzo, a los miembros de la Asociación Valenciana de Empresarios.

Lo más sorprendente de la intervención de Fabra fue que la financiación autonómica no ocupó el centro de su intervención. El presidente de la Generalitat insistió en la necesidad de tener un sistema que garantice a todos los ciudadanos la misma sanidad, educación y prestaciones sociales, igual que “tenemos un sistema que asegura las pensiones y las prestaciones de desempleo a los españoles con independencia de su residencia”.

Fuentes del Consell indicaron que Fabra evitó, conscientemente, caldear el ambiente el día antes de la intervención del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el debate de política general. Un perfil bajo que no utilizaron los consejeros de Presidencia y Economía de Aragón, Asturias, Extremadura, Galicia, Castilla-La Mancha y Castilla y León que reclamaron en Zaragoza que el nuevo sistema pondere la dispersión de la población para mantener su sobrefinanciación.