Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un marinero y otro está hospitalizado tras un naufragio

Los dos tripulantes del nasero 'Nueva Sara' fueron rescatados del agua por otro pesquero

El superviviente fue trasladado de urgencia al hospital de A Coruña

Lugar donde se produjo el naufragio
Lugar donde se produjo el naufragio EFE

Un pescador ha muerto esta tarde en el mar al irse a pique el 'Nuevo Sara', el barco en el que faenaba junto al islote A Marola, una formación rocosa del litoral coruñés donde se cruzan las corrientes y conocida por la agitación de las aguas que la rodean, donde baten con fuerza las olas. Su compañero, el segundo tripulante, fue rescatado aún con vida por otro pesquero que se acercó a socorrerlos y está hospitalizado.

Ocurrió en torno a las 14:12 horas de esta tarde en las inmediaciones de A Marola, en triple intersección entre las rías de Ares y A Coruña. Fue otro buque, el 'Carlis' el que alertó a Salvamento Marítimo del hundimiento mientras que una tercera embarcación, 'Solla' fue la primera en llegar a la zona del naufragio y pudo auxiliar al superviviente y recuperar recuperar el cadáver del segundo pescador. Sasemar movilizó a la Salvamar Mirfak que se desplazó 'a toda máquina' desde la base operativa de A Coruña hasta la posición del 'Solla', que ya había puesto rumbo a tierra. Trasvasaron a los dos pescadores a la nave de Salvamento Marítimo, mucho más veloz, y los desembarcaron poco después en el muelle coruñés de Oza, ya donde esperaban los servicios médicos. El superviviente fue trasladado de urgencia al hospital y se certificó la muerte del otro pescador.

Apenas una hora después, a las 15:15 horas, la patrullera de la Guardia Civil y el remolcador Sar Gavia se acercaban al islote coruñés para comprobar que ya no quedaban restos del nasero hundido, que se fue al fondo en cuestión de minutos. Tampoco hallaron rastros de contaminación -como manchas de aceite- en las aguas.

El naufragio del 'Nueva Sara' en aguas gallega se produce, precisamente, uno de los primeros días de calma relativa (alerta naranja o riesgo medio) en el mar después de un tren de borrascas y temporales marítimos consecutivos que han castigado con mucha dureza el litoral de Galicia desde mediados de diciembre con varias alteras rojas (riesgo máximo). La flota gallega no se atreve todavía a calcular las pérdidas de muchas semanas con los barcos amarrados a puerto y las autoridades tampoco le han puesto precio a la factura de reparar espigones, diques o paseos marítimos por los multimillonarios daños que han causado olas que alcanzaron medidas de record, por encima de los 12 metros en días pasados.

La previsión de Meteogalicia prevía olas de 5 a 6 metros en la costa coruñesa para la jornada de hoy, pero marcaba la franja de mayor peligro a partir de las 18 horas. En pocas semanas, Salvamento Marítimo ya ha tenido que intervenir en otras tres ocasiones por mar y aire para evacuar a los seis tripulantes de 'Prima', una gabarra que embarrancó el 14 de enero en Camariñas, en plena Costa de A Morte, donde sigue encallada. Dos semanas después auxiliaban al 'Abis Calais', que protagonizó un remolque agónico de casi 24 horas hasta el puerto de Ferrol, al igual que el 'Esnaad 75', un buque nuevo que salió del astillero holandés que lo fabricó rumbo a Oriente Medio y quedó a la deriva en su primera singladura con cinco tripulantes filipinos a los que evacuaron de urgencia en helicóptero. Tardaron 4 días en engancharlo y remolcarlo hasta la dársena ferrolana para evitar que se fuera a pique.