Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno ignorará que las ofertas por NCG renuncien a créditos fiscales

El precio será la única variable, sin que cuente tampoco el empleo o el crédito

José María Castellano, presidente de Novagalicia
José María Castellano, presidente de Novagalicia

Novagalicia Banco (NCG), una entidad con 60.000 millones de activos, conocerá hoy oficialmente los candidatos a su compra. Tras muchas negociaciones sobre cómo se valorarán las ofertas, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) envió este viernes las condiciones exactas a los participantes. Entre ellas destaca que “no aceptará como mejora” que el comprador renuncie a la utilización de 2.260 millones de créditos fiscales.

En principio, se prevé que estos beneficios fiscales no se los pueda deducir Novagalicia por sí sola porque no generará resultados suficientes por lo que solo tienen valor si la entidad gallega acaba absorbida por uno de los grandes bancos: BBVA, CaixaBank o Santander, que pueden generar fuertes beneficios con la entidad ya en su balance y ahorrarse esos 2.260 millones.

Para el resto de los competidores, el grupo bancario Banesco y los fondos Guggenheim, JC Flowers, Wilbur Ross, OakTree y Anchorage, es casi imposible generar tantos resultados solo con Novagalicia como para descontarse impuestos por 2.260 millones. En la práctica, esto significa que si uno de los tres grandes bancos paga un euro por NCG, en realidad está obteniendo 2.260 millones de menos impuestos a pagar. Los fondos consideran que esta norma va contra el principio del Gobierno de buscar el menor coste para el contribuyente y que les deja fuera de la competición.

Otras fuentes cercanas al proceso señalan que era difícil valorar esa renuncia, pues es un derecho de la entidad, no de sus accionistas y el FROB no vende el 100% de la entidad. Además, precisan que si un un fondo cree que no va a compensar algunos créditos fiscales, no deja de poder beneficiarse de ellos si vende sus acciones dentro de unos años y que no está tan claro que los tres grandes bancos puedan compensarse esos créditos fiscales, pues alguno ya anda muy cargado de DTA.

Lo que será igual para todos son los créditos fiscales deducibles por la propia Novagalicia, que ascienden a otros 2.341 millones en ahorros de impuestos avalados por el Estado. La Dirección General del Tesoro ha admitido esa cantidad como válida tras analizar las cuentas de la entidad con la nueva reglamentación aprobada. Hasta el 28 de noviembre, el Gobierno admitió que podía tener en cuenta la renuncia a créditos fiscales. Después varió su postura y este viernes lo notificó a las partes.

Además, en la carta del FROB anuncia que el Estado asumirá el 85% “de las principales contingencias” o litigios que tiene Novagalicia: las reclamaciones de preferentes (se pueden pagar hasta 225 millones); la indemnización que exige la compañía de seguros AVIVA (450 millones), posibles reclamaciones del banco malo por diferencia de valoración de activos traspasados y otros asuntos. En total, pueden ascender a 1.000 millones, de los que 850 los podría pagar el Estado, es decir, los contribuyentes.

Pese a estas coberturas, el FROB también especifica en la carta que el comprador puede pedir un seguro contra la morosidad, llamado Esquema de Protección de Activos (EPA), algo que rechazó el Gobierno durante mucho tiempo y que supone un mayor coste público. Estas condiciones hacen pensar que la venta de Novagalicia va a costar millones a los contribuyentes.

El lunes los interesados presentarán dos ofertas: una con la valoración del banco y la cartera de créditos fallidos, 3.100 millones, y otra solo con la entidad. El FROB puede excluir la cartera de créditos si el ganador la valora por debajo de las ofertas de fondos buitre. Se quedará la entidad el que ofrezca mejor precio. Es la única variable, sin contar el empleo que se mantenga o el crédito a las pymes de Galicia. No se pasará a la segunda vuelta si uno de los participantes ofrece 200 millones más que otro o una oferta un 50% superior. Eso supone que si uno ofrece un euro y otro dos, se lo llevaría el de los dos euros. Queda un duro fin de semana por delante para los nueve interesados.

Más información