Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Rubido apuntalan la dinastía popular en el municipio coruñes de Cedeira

Leopoldo Rubido, alcalde desde el franquismo, dimite tras 32 años al mando

El PP señala a su hermano Luis como sucesor

Las sagas dinásticas no son ajenas a la política local ni exclusivas de Ourense. El último ejemplo está en Cedeira. Un Rubido sucederá a otro en la alcaldía de la localidad coruñesa. A diferencia de los Baltar, padre e hijo, los Rubido, Leopoldo y Luis, son hermanos. Fuentes del PP gallego dan por hecho que será este último, edil de Urbanismo y segundo teniente de alcalde, quien releve a su hermano mayor que ayer dijo adiós al bastón de mando después de prácticamente cuatro décadas de gobierno y sólo dos paréntesis obligado por las urnas en 1999 y 2007. Graduado social y profesor de Secundaria, Leopoldo Rubido Ramonde (Cedeira, 1942) aterrizó en la alcaldía en 1973, en las postrimerías del franquismo y, muerto el dictador, levantó un monolito en su memoria que inauguró ya en democracia otra figura del Régimen, Gonzalo Fernández de la Mora, exministro de Obras Públicas de Franco.

La loa monumental de Rubido a una dictadura que ya había expirado levantó muchas ampollas en una villa marinera que albergó un siniestro campo de concentración en la playa de A Magdalena donde llegaron a hacinarse 724 presos entre el otoño del 37 y el verano del 38. Fueron, sobre todo, republicanos vascos, asturianos y gallegos que eran apresados en el Cantábrico cuando trataban de huir de la Guerra Civil ocultos en los pesqueros y que fueron recluidos en tres lonjas de pescado junto al arenal donde se les perdió la pista para siempre a muchos nombres.

Leopoldo Rubido fue regidor bajo las siglas de Coalición Democrática, Alianza Popular y, finalmente, el PP. Gobernó Cedeira durante 32 años con dos pausas. La primera en la legislatura del 99, cuando lo derrotó un alcalde del BNG, y otra vez en 2007, para dejar paso a un tripartito de izquierdas encabezado por el socialista José Luis Vergara, al que reemplazó en mayo del 2011 recuperando para el PP la mayoría absoluta. Leopoldo era uno de los alcaldes históricos del PP gallego por su longevidad en el cargo, junto al regidor de As Somozas, Manuel Candocia, que encadena 34 años de mandatos ininterrumpidos. En los ochenta y noventa, simultaneó cargos como regidor, diputado provincial desde 1983 y senador por A Coruña del 93 al 2000.

El martes presentó su dimisión por escrito en el registro local y el jueves refrendó su renuncia al escaño en un pleno extraordinario y urgente. Con 71 años, asegura que no se marcha ni por su edad ni por motivos de salud sino para dar paso a nuevas caras que garanticen la estabilidad política de su pueblo natal. El ya exregidor presumió de haber desempeñado su puesto con “ilusión, austeridad, limpieza y eficacia” y se va, dijo, dejando un pueblo “más hermoso y más justo”. Aunque evitó pronunciarse sobre su sucesor porque es un tema -dijo- que compete al partido, no es ningún secreto que el mejor colocado es su propio hermano Luis, que iba de número tres en la lista para los comicios locales de mayo del 2011 y al que la cúpula del PP gallego ya sienta en el sillón de alcalde.

El PP cedeirés, con 7 de los 13 ediles, elegirá a su próximo regidor con otro pleno extraordinario. Mientras, Alfredo Vilela, el número dos de la lista popular y primer teniente de alcalde, ha tomado temporalmente las riendas de un consistorio al que se incorpora Pilar Pérez, ocupando el asiento del Rubido más veterano. Luis Rubido, abogado de profesión, hermano del regidor dimisionario y regidor futurible, se incorporó a la corporación en 2004 y en este mandato llevaba el peso de la gestión local en Urbanismo, Hacienda, Desarrollo Local, Turismo y Cultura. Otro hermano de ambos es Bieito, director del diario 'ABC'.