Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botella se reúne con las contratas

La alcaldesa recuerda a los representantes de las empresas que tienen la obligación de cumplir sus obligaciones contractuales

Ana Botella, en un pleno municipal reciente. Ampliar foto
Ana Botella, en un pleno municipal reciente.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha instado  hoy a tres de las cuatro empresas concesionarias del servicio de limpieza de viaria y mantenimiento de jardines de la ciudad a que cierren el conflicto laboral que ha derivado en una huelga indefinida que atraviesa hoy su cuarta jornada.

Botella se ha reunido en su despacho con representantes de las adjudicatarias del limpieza viaria Sacyr, FCC y OHL para interesarse por el estado de las negociaciones con los sindicatos, según han confirmado a Efe fuentes municipales, que no han querido desvelar el contenido de la misma.

Sin embargo, otras fuentes conocedoras de la reunión han contado que Botella, que quería conocer de primera mano el punto en que se encuentra las negociaciones entre las empresas y los sindicatos, les ha presionado para que intenten solucionar el problema cuanto antes.

Entre otras cosas, la alcaldesa ha recordado a los representantes de las empresas que tienen la obligación de cumplir sus obligaciones contractuales y que el Ayuntamiento de Madrid velará por que eso sea así. Botella les ha recordado que el Ayuntamiento tiene la posibilidad de realizar descuentos en los pagos a las empresas en función del incumplimiento de los estándares de calidad que establece el nuevo contrato integral del servicio vigente desde el pasado mes de agosto. De hecho, el Ayuntamiento de Madrid descontó en octubre por este motivo a las empresas concesionarias casi 1,2 millones de euros por no cumplir en octubre los estándares de calidad.

La alcaldesa de Madrid ha dicho a las empresas que va a exigir que se cumplan los servicios mínimos y que esa es una obligación que tienen que asumir las empresas. Las adjudicatarias se han quejado en los últimos días de que los equipos -que en muchos casos están siendo escoltados por la policía- no pueden llevar a cabo sus trabajos por la presión de los piquetes.