Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
BEATRIZ GARROTE | Portavoz de la Asociación de Víctimas 3J

“Se ha roto la burbuja de silencio que cubría a las víctimas”

La asociación de familiares celebra la concentración número 79

Beatriz Garrote, portavoz de la Asociación de Víctimas 3J.
Beatriz Garrote, portavoz de la Asociación de Víctimas 3J.

Beatriz Garrote perdió a su hermana en el accidente más grave de metro de España y preside la Asociación de Víctimas del Metro-3J. Este viernes tuvo lugar la concentración número 79.

Pregunta. ¿Qué sentisteis este viernes?

Respuesta. Después del programa Salvados, mucha ilusión. Se ha roto esa burbuja de silencio y olvido que nos cubría. Era frustrante que un hecho tan grave y relevante, quedara tapado de esa forma.

P. ¿Qué pedís?

R. Seguimos reclamando una investigación después de que se hayan conocido nuevos datos que no se tuvieron en cuenta al principio. A juzgar por la duración de la comisión parlamentaria, la falta de información y la manipulación de los técnicos de FGV, no hubo ninguna intención de investigar.

P. ¿A qué atribuyes la invisibilidad social que habéis padecido?

R. Una sociedad que no conocía el hecho no podía reaccionar. En primer lugar, creo que se debió a la manipulación de la dirección de FGV que disfrazó el accidente de un hecho fortuito en el que nadie tuvo responsabilidad salvo el conductor muerto, que se convirtió en cabeza de turco. Y en segundo lugar, es fácil engañar a alguien cuando quiere dejarse engañar. Estábamos cegados por el éxito. No supimos reaccionar, nos faltó una mirada crítica. Vale que pudo ser un fallo humano pero ¿por qué no había un sistema de frenado automático que lo evitara?

P. Después de casi siete años, ¿qué recuerdas de ese día?

R. Te sales de los parámetros, no eres capaz de medir lo que significa, ni de reaccionar a la tragedia. Estás como en una nube de irrealidad, que desgraciadamente luego se volvió real.

P. ¿Qué esperáis de esta movilización?

R. Que todo el mundo esté indignado y de nuestro lado nos hace sentir mucha emoción. Y ojalá que esa fuerza que este viernes nos acompañó en la plaza [de la Virgen] sirva para que el Consell deje de esconderse detrás de una sentencia judicial, que no es más que un auto de sobreseimiento. Tiene una responsabilidad política por no haber puesto las medidas de seguridad necesarias y moral, por no investigar en profundidad el accidente.