Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP inicia el cambio del plan urbano de Córdoba para el proyecto de ocio

El ambicioso plan del Grupo Tremón incluye los terrenos de la Ciudad Deportiva del Córdoba, que pertenecen a Sandokán

El constructor, joyero y líder de la oposición en el Ayuntamiento de Córdoba por Unión Cordobesa, Rafael Gómez Sandokán, teme que el Consistorio le expropie los terrenos de la Ciudad Deportiva donde entrena el Córdoba. La inmobiliaria Grupo Tremón ha incluido esos campos de fútbol dentro de su gran proyecto comercial y deportivo de 100.000 metros cuadrados construidos en un espacio total de 40 hectáreas —compradas precisamente a Sandokán— con una inversión totalmente privada de 141 millones de euros y la promesa de generar más de 4.000 puestos de trabajo.

Gómez expresó sus miedos de una futura expropiación —que le dejaría en el bolsillo mucho menos dinero que una venta directa al Grupo Tremón— con su habitual estilo. “La Ciudad Deportiva es del menda lerenda que come turrón de almendra”, dijo ayer a las puertas del Consejo Rector de la Gerencia Municipal de Urbanismo. El órgano se había convocado para votar el inicio, o no, de los trámites para modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que requiere el macroproyecto inmobiliario.

“Nunca se quedarán con la Ciudad Deportiva porque es mía y de mis hijos”, gritaba en los pasillos de la Gerencia. Sandokán dijo ayer que el Grupo Tremón todavía le debía dinero por la venta de los terrenos donde quiere construir el complejo inmobiliario, sin especificar la cuantía. El empresario vendió toda esa zona tras ser detenido por su implicación en el caso Malaya, en 2007, en el que está imputado.

El Grupo Tremón, mientras tanto, permanece mudo. Un portavoz de la empresa informó ayer de que los responsables no hablarán sobre este asunto hasta el lunes próximo, como muy pronto. La empresa se embarca en esta ambiciosa aventura en Córdoba pese a encontrarse en plena reestructuración tras declararse insolvente en diciembre de 2008 con un pasivo que entonces sumaba 1.000 millones de euros. Como consecuencia de esta situación, el Grupo Tremón se ha comprometido a pagar el 100% de su deuda de 600 millones a lo largo de seis años a partir de 2015.

Pese a ser miembro del consejo rector en representación de Unión Cordobesa, Sandokán debió ausentarse de la votación que abre la puerta al cambio del PGOU de la capital cordobesa, al tratarse un tema que afecta directamente a sus intereses. Finalmente, el consejo rector votó a favor del cambio urbanístico, con el apoyo del PP —en el gobierno local, con mayoría absoluta— y la oposición de PSOE e Izquierda Unida. Unión Cordobesa, al estar solo representada por Rafael Gómez, no participó en la votación.

IU y PSOE consideran que el cambio del PGOU no es sino una oscura “recalificación de terrenos”. El PP, por su parte, afirma que ese cambio ya se contemplaba en el Plan General de Ordenación Urbana y en un plan especial redactado para esa zona en concreto. “Todo lo que se haga se ajustará a la legalidad vigente. Ni un milímetro nos vamos a mover”, afirmó en repetidas ocasiones el concejal de Urbanismo, Luis Martín.

Pero el PP y el PSOE sospechan seriamente de lo que pueda esconder esta operación que, en principio, recuerda más a los tiempos de la burbuja inmobiliaria que a los de la actual depresión económica. El portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento —y antiguo concejal de Urbanismo—, Francisco Tejada, habla ya abiertamente de “pelotazo urbanístico”. El PSOE, por su parte, lo califica como una “operación de especulación financiera, un pelotazo financiero”, en palabras del concejal Emilio Aumente. El PP rechaza de plano esas acusaciones con el cómodo amparo de su mayoría.