Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se lanza a taponar la fuga de votos hacia Ciutadans

Alicia Sánchez-Camacho pide concentrar el electorado antiindependentista

El debate soberanista se ha convertido en el eje central de la campaña electoral para los comicios del 25 de noviembre. Entre los contrarios a la secesión, el Partido Popular (PP) era, hasta la fecha, el encargado de aglutinar el grueso del electorado antiindependentista. Sin embargo, el crecimiento que las encuestas le vaticinan a Ciutadans (C's), que duplicaría sus escaños en el Parlamento catalán y pasaría de tres a seis, ha obligado a los populares a adaptar su discurso.

En un mitin celebrado ayer en Badalona, localidad gobernada por el alcalde del PP, Xavier García Albiol, la candidata a la presidencia de la Generalitat, Alicia Sánchez-Camacho, advirtió del peligro que implicaría dispersar el voto antinacionalista en fuerzas sin recorrido fuera de Cataluña, en una clara alusión al partido de Albert Rivera. “Cada voto que no vaya al PP será un voto que CiU utilizará para separarnos”, declaró. Así, Camacho también buscó acercarse a los sectores más españolistas del electorado del PSC, descontentos por la incertidumbre interna del partido de Pere Navarro. Según los sondeos, el Partido Popular experimentaría un ligero ascenso, al pasar de 18 a 19 escaños en la próxima legislatura.

El acto contó con la presencia de la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que aprovechó su visita para cargar contra el presidente de la Generalitat, Artur Mas, a quien acusó de someter a los catalanes “al desgarro interior” y hacerles escoger entre Cataluña y España. “No hace falta ser nacionalista para querer a Cataluña”, afirmó la dirigente popular. En la misma línea que Camacho, que tildó de “inútil” el voto a partidos sin recorrido más allá del territorio catalán, Santamaría remarcó la importancia de votar a partidos con voz en las Cortes y el Parlamento Europeo, como el PP.