Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ‘manteros’ de Alicante piden a la policía comprensión con su situación

En libertad con cargos dos de los detenidos por la agresión a un agente

“Sabemos que es una actividad ilegal, pero tienen que buscarse la vida para sobrevivir”. Este fue el mensaje que este martes trasladó a la Policía Local de Alicante Hamady, portavoz de la Asociación Senegalesa de España en Alicante. Este colectivo de inmigrantes, dos de cuyos miembros han sido arrestados y puestos en libertad con cargos por la supuesta agresión a dos agentes la noche del sábado, celebró ayer una asamblea para analizar el suceso.

Tras la asamblea, los inmigrantes mantuvieron un encuentro con un enviado de la Policía Local de Alicante. Hamady, en declaraciones a la Radio Alicante Cadena SER, aseguró que han solicitado a los agentes que sean “comprensivos” con la situación de estos inmigrantes y no extremen la presión sobre ellos. En cualquier caso, Hamady volvió a condenar la agresión del sábado a los agentes. “Condenamos la agresión, porque somos conscientes de que hay que respetar la ley y a la autoridad. Pero la gente tiene que comer, y aunque sabemos que la venta ilegal está prohibida, mejor eso que robar”, reiteró.

La presión de la policía en Alicante sobre los manteros, especialmente intensa en época estival, se ha extremado desde el sábado. Los agentes, además de controlar los puntos habituales donde estas personas venden su mercancía (Explanada, playa de El Postiguet y de San Juan) las patrullas también están controlando las paradas de los autobuses y el tranvía. El fuerte dispositivo policial ha provocado que los manteroshayan desaparecido de la escena urbana de la ciudad.

El amplio despliegue no ha localizado al autor material de la agresión más grave a uno de los agentes, que sufrió un traumatismo craneal por un fuerte golpe con una silla de madera plegable.

Los dos únicos arrestados, sendos ciudadanos senegaleses de 31 y 33 años, han quedado en libertad con cargos, según informó el Tribunal Superior de Justicia (TSJ). Uno de ellos tenía una orden de expulsión por estancia ilegal en España y ha sido trasladado al centro de internamiento de Valencia.