Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EU denuncia al alcalde de Castellón por no retirar nombres franquistas de calles

El PP rechazó en el pleno una moción para modificar los nombres después de admitir su presentación y apoyarla en la junta de portavoces

“Si es necesario lo llevaremos por la vía judicial hasta conseguirlo, porque es nuestra obligación con las víctimas, la historia y el futuro”. La concejal de Esquerra Unida en el Ayuntamiento de Castellón, Carme Carreras, lo advirtió en sesión plenaria y ayer cumplió sus amenazas. Su grupo municipal ha presentado en los juzgados de Castellón una denuncia contra el alcalde, Alfonso Bataller, y todos los ediles del PP que votaron en contra de una moción para retirar el nombre a cuatro calles de la ciudad con nombres franquistas. De la denuncia solo se excluye a Javier Moliner, concejal y presidente de la Diputación, por ausentarse ese día del pleno.

Carreres explicó que han decidido cumplir con la advertencia porque “votaron en contra de una moción en la que se les instaba a cumplir la Ley de la Memoria Histórica”. “Es nuestra responsabilidad como cargos públicos cumplir con la ley y si el PP no quiere hacerlo por voluntad propia lo tendrá que hacer mediante una sentencia judicial”, dijo.

Tras tener conocimiento de la denuncia, el alcalde dijo que respeta las decisiones de la oposición y alegó: “Yo siempre defenderé que el futuro es lo que importa ahora y tenemos que ceñirnos en buscar mejores oportunidades y mirar hacia adelante”. Bataller añadió que colaborarán con la justicia si la demanda se admite y que cederán si así se estima. “En su momento defendimos que no hacía falta y si la justicia nos dice que tenemos que llevarlo adelante lo haremos”, concluyó Bataller.

La citada moción (conjunta entre PSPV, Bloc y EU), se debatió en el pleno de diciembre pasado. Días antes, en la junta de portavoces, el PP aceptó la propuesta y anunció su apoyo a la moción para cambiar el nombre a las calles Santos Vivanco, Martín Alonso, Blasco Vichares y a la plaza de Serrano Súñer. Pero tras darse a conocer este acuerdo, los populares dieron marcha atrás argumentando que la plaza de Serrano Súñer fue bautizada después del franquismo. No obstante, durante en el pleno de diciembre, el portavoz popular y teniente de alcalde dio otros argumentos.

“Cuando se hizo público el acuerdo de la junta de portavoces nos llegaron opiniones de los vecinos, unos a favor y otros en contra, pero los que más nos pedían respeto al espíritu de la transición”, argumentó el portavoz del PP, Miguel Ángel Mulet. El edil explicó entonces que por esas opiniones rechazaron la moción. “Estamos al lado de quienes, con un espíritu de comprensión, generosidad y concordia, optaron por el espíritu de la transición y por eso votamos en contra”, concluyó.

Los partidos de la oposición presentaron la moción a propuesta del Grup per la Recerca de la Memoria Històrica. Era un acuerdo de mínimos porque en la ciudad existen más calles con nombres franquistas. Amparo Marco, portavoz del PSPV, dijo que valorará con el grupo si sumarse a la demanda. El Bloc lo descartó.