Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La imputación le complica a Lorente volver a la alcaldía de Orihuela

La exregidora de Orihuela afirma estar tranquila ante su declaración por la contrata de basura

La exalcaldesa de Orihuela, Mónica Lorente, en una reunión provincial del PP.
La exalcaldesa de Orihuela, Mónica Lorente, en una reunión provincial del PP.

La carrera de Mónica Lorente, portavoz del Grupo Popular del Ayuntamiento de Orihuela, por recuperar la alcaldía del municipio ha sufrido un revés: su imputación en el sumario de caso Brugal. La titular del Juzgado número 3 de Orihuela ha imputado a la exalcaldesa y otras 28 personas en la causa que dio origen a la investigación de esta mayúscula trama corrupta, a saber, el supuesto amaño de la contrata de la basura de Orihuela a favor del empresario Ángel Fenoll.

Lorente ha encajado con serenidad los cinco delitos (prevaricación, tráfico de influencias, fraude, revelación de secretos y negociaciones prohibidas a autoridades) que le atribuye la magistrada. “Estoy tranquila”, dijo en el transcurso de una rueda de prensa, “aunque fastidia mucho porque ocupamos un cargo público”, añadió. La todavía número dos del PP de la provincia de Alicante y líder de los populares oriolanos insistió en que ni ella ni ningún miembro de la cúpula del PP aparece en el sumario del caso.

La juez mantiene la tesis contraria y en su auto asegura que Lorente y el resto de nuevos imputados participaron “en los hechos bien de forma directa, bien de forma colateral, ejecutando actos de un plan preconcebido”. El contrato objeto de investigación lo adjudicó Lorente en octubre de 2008.

Fabra calla

Lorente, en colaboración con el edil díscolo Bob Houliston, había iniciado una campaña de acoso al minoritario Gobierno local del tripartito, con el objetivo de abocar al alcalde a la dimisión. El regidor, Monserrate Guillén, de Los Verdes, replicó así al plan de Lorente: “Quienes están inmersos en cuestiones de corrupción no pueden estar legitimados para gobernar en el Consistorio”. La líder del primer socio del tripartito, Antonia Moreno, del PSPV, fue más allá y lanzó al presidente del PP valenciano, Alberto Fabra, esta pregunta: “¿Si estuviera en su mano, cesaría en sus cargos públicos y orgánicos a Lorente?”.

Fabra declinó este viernes comentar la imputación de Lorente, la del también exalcalde del PP José Medina y las de otros siete ediles populares. Quien sí se pronunció fue la eurodiputada del PP Eva Ortiz: “Las imputaciones no son un plato de buen gusto”.