Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘La sonrisa etrusca’ sube al escenario al Sampedro más jovial

Julieta Serrano y Héctor Alterio protagonizan una historia de ternura y amor en el Teatro Lope de Vega de Sevilla

Julieta Serrano y Héctor Alterio, en un momento de 'La sonrisa etrusca'.
Julieta Serrano y Héctor Alterio, en un momento de 'La sonrisa etrusca'.

El economista, escritor y, sobre todo, humanista José Luis Sampedro conserva intacta, a pesar de sus 95 años, su capacidad de entusiasmo. El autor disfrutó —“como un niño”, en palabras de Julieta Serrano— cuando asistió a la primera lectura de la adaptación al teatro de su novela La sonrisa etrusca, realizada por Juan Pablo Heras, y siguió gozando con la misma jovialidad que sus personajes cuando presenció el estreno del montaje, dirigido por José Carlos Plaza, en marzo del pasado año.

Esa humanidad que destila Sampedro y todos sus escritos es el centro de La sonrisa etrusca, la obra protagonizada por Julieta Serrano y Héctor Alterio que puede verse en el Teatro Lope de Sevilla desde el miércoles 16 hasta el próximo domingo día 20. “Sampedro nos dio toda la libertad para adaptar su novela, algo que parecía muy difícil, por lo complicado de las situaciones y los saltos en el tiempo, y que ha logrado Juan Pablo Heras. Estaba totalmente feliz en el estreno, en una actitud casi infantil para un hombre de más de 90 años. Él intervino después de la función y cada frase suya fue un borbotón de alegría contagiosa”, explicaba el martes Julieta Serrano, quien encarna a Hortensia.

“Llevar las más de 300 páginas de la novela al escenario ha sido un proceso largo y doloroso porque ha habido que reducir mucho, justo como ha hecho Rajoy con las tijeras del recorte; pero con una pequeña diferencia, aquí se trataba de ajustes artísticos. Se trataba de escenificar los pensamientos, de consolidarlos en escena, y eso creo que lo ha conseguido Plaza”, apuntaba Héctor Alterio, quien da vida a Bruno.

“Hay escenas en las que los personajes recuerdan su juventud y, por ejemplo, el actor que representa a Bruno joven [Israel Frías] se integra perfectamente en la escena, como si saliera de su mente. Es lo que tiene el teatro, que es mágico y cuando está bien hecho te lo crees todo. Es como un juego”, dice la actriz.

En el reparto de la obra, de la que se han ofrecido ya 120 representaciones y que en junio podrá verse en Cádiz, figuran también Nacho Castro, Olga Rodríguez y Cristina Arranz, entre otros.