Planazo en la cocina

La diseñadora ha hecho mudanza y después de años en la ‘milla de oro’ vuelve a sus orígenes, a su tienda de Zurbarán. Comida marroquí o patatas con huevos y un cine son para ella un planazo

Elena Benarroch en el jardín de su tienda en la calle de Zurbarán.
Elena Benarroch en el jardín de su tienda en la calle de Zurbarán. SAMUEL SÁNCHEZ

1. Zurbarán, 16. Mi lugar actual de trabajo donde hay un taller y un patio lleno de flores. Un patio que me recuerda todos los días a Marieta y a Fuensanta y su tienda The Flower Power (Bretón de los Herreros, 27), exquisitas en los arreglos florales para patios, bodas y eventos. Me encanta comprar online, en las tiendas y en los mercadillos. Y lo que me gusta verdaderamente es encontrar cosas y cacharrear, el Rastro y los zocos de Marruecos y echo de menos un mercado de flores en Madrid. Uno como San Miguel, pero de flores.

2. Estudio de Juan Gatti. (Callejón de Jorge Juan). Un plan maravilloso es recogerle a él, que es como mi segundo marido, y a Cocolicho, su perro, y sentarnos en la terraza del Paraguas (Jorge Juan, 16) a comer esa deliciosa comida asturiana.

3. Peluquería de Ángela Navarro. Ahí me hago de todo, peinar, manos, pies, un masaje. Y según el tiempo que tenga, entretengo más o menos a Pepa, a Angela, a Mila, a Sara, a Teresa, a Lola. Y es que cuando voy, acaparo a todas. (Callejón de Jorge Juan, 12)

4. Cines Verdi y los Ideal. Me encanta ir al cine, me relaja. Ir a los Ideal con Félix y Dunia. Me gustan los Verdi y siempre en versión original. La última película que he visto es Blancanieves, con mi nieta Alegría, a la que le gusta todo lo artístico, como a mí.

5. Restaurante El Landó. A la hora que sea, donde Angelito nos da de comer siempre sin poner un solo problema. Esas coquinas y esas patatas con huevo inolvidables. (Gabriel Miró, 8)

Desde Tánger a Madrid

Elena Benarroch (Tánger, 1955) abrió tienda en Madrid en 1979 y de ahí revolucionó el diseño de la piel y su fama se extendió por el mundo. Junto a sus diseños y joyas de Felipe González ha montado un pop up (venta efímera) con tocados de Fátima de Burnay.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

6. FNAC. Todo lo que venden y lo que hay me interesa: música, cine, literatura, informática. Y también me gusta acudir a los eventos que se organizan allí, el último la presentación del libro Haciendo majaradas, de Mario Vaquerizo. (Preciados, 28)

7. Dar Moha. Maravilloso restaurante marroquí, exquisita comida y adorable cocinero. Me encanta el plan del domingo: paseo por el Rastro, la FNAC, un cine y luego cenita tempranera con amigos en este maravilloso lugar. (Lope de Vega, 9)

8. Tienda de quesos L’Amélie. Javier su propietario es un gran profesional que trae a Madrid la mejor selección posible. Ah! y se pueden pedir por email, él los elige según tu gusto. Un planazo: juntar amigos en mi cocina con una selección de quesos y un buen Contino, un buen Moet & Chandon, un buen verdejo, como Castelo de Medina, o simplemente agua y es que a cada uno le gustan los quesos con una bebida diferente. Nada como la tolerancia a la hora de elegir bebidas o cualquier cosa. (Torrecilla del Puerto, 5)

9. Círculo de Bellas Artes. Me recuerda a Martin Chirino cuando dirigió esa casa. Me gustan el edificio, lo que hay dentro, la pecera, la librería en la puerta. Y el teatro, donde se acaba de estrenar una obra maravillosa de Félix Sabroso y Dunia Ayaso, De cintura para abajo, con Antonia Sanjuan, Luis Miguel Seguí y Jorge Jorge Monje.

10. T4 de Barajas. Significa movimientos, viajes. Este aeropuerto es brutal, extraordinario. A veces nos quejamos de Madrid y tenemos un aeropuerto como no lo hay en toda Europa. A mi es que me chifla Madrid, con sus aeropuertos, sus estaciones, sus museos, barrios, su vida, su alegría, su luz....

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS