Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hoteles prevén una caída de la ocupación del 20% en Semana Santa

Benidorm es optimista ante las reservas de última hora

La playa de Benidorm, en una imagen de archivo.
La playa de Benidorm, en una imagen de archivo.

La primera gran prueba para el turismo valenciano llega cargada de incertidumbre. Tras un mal arranque de año que ha sorprendido al sector y que muchos comparan con la debacle de 2009, los empresarios se preparan para una Semana Santa que en el mejor de los casos puede igualar los datos del año pasado.

Antes del fin de semana, la Federación Hotelera de la Comunidad Valenciana estimaba que la ocupación durante estos días de descanso podría situarse entre un 15% y un 20% por debajo de la del año pasado. “Habrá algunos días concretos donde los hoteles estén llenos, pero para contabilizar la Semana Santa hay que contar toda la semana, a partir del lunes, cuando empieza a haber vacaciones en algunas comunidades”, esgrimía Luis Martí, presidente de la patronal.

Los datos contrastan con una encuesta de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), que apunta a que en líneas generales el sector mantendrá la misma ocupación del año pasado. “En la Comunidad Valenciana estamos perdiendo competitividad. La ausencia de campañas durante el primer trimestre nos va a pasar factura”, analiza Luis Martí.

Y aunque las previsiones ofrecidas por la patronal Hosbec el viernes apuntaban también a una fuerte caída de la ocupación prevista en Benidorm, las reservas del fin de semana son tan numerosas que la organización ya asegura que la tendencia está cambiando. Las cifras que maneja esta patronal como previsión actual hablan de una ocupación superior al 80% (más de diez puntos menos que en 2011). Pero su presidente, Antoni Mayor, aseguraba ayer que “están entrando reservas sin parar todo el fin de semana”.

Los bares y restaurantes esperan que el gasto baje un 30%

Como es habitual en Semana Santa, las reservas de última hora parece que volverán a provocar que la planta hotelera esté prácticamente llena con una ocupación superior al 90% a partir del martes. “Las cifras y la situación son muy similares, por no decir mejores que el año pasado por estas mismas fechas”, confirma Mayor. “Dependemos mucho de la meteorología, pero todos los parques están abiertos y la oferta de ocio es prácticamente la misma que en verano”. De hecho, Terra Mítica volvió a abrir sus puertas el viernes y así seguirá los próximos ocho días. Una parte del éxito de la capital turística valenciana es el turismo inglés que, según las cifras que maneja Hosbec, está teniendo crecimientos del 5% en relación al año pasado. Mayor, pese a todo, confía “en que el turista nacional apueste por un destino de proximidad y seguro” como el valenciano.

Hosbec no es tan optimista con relación al resto de la Costa Blanca, donde se apunta a una caída de la ocupación. Los empresarios calculaban el viernes una ocupación media del 52%, aunque esperan que pueda llegar al 60%.

Por su parte, otro subsector del turismo, la hostelería, tampoco maneja buenas previsiones para el primer gran periodo vacacional del año. La Federación Empresarial de Hostelería de Valencia asegura que “por primera vez en los estudios de Semana Santa la perspectiva de gasto por cliente baja de los 20 euros y se sitúa en una media de 18 euros”. En 2009 el gasto medio era de 25,9 euros por cliente, un 30,5% más.