Críticos del PSOE vigués reprochan a Caballero su "cinismo"

Creen que los socialistas de Vigo que forman parte de la Ejecutiva gallega "deben dimitir" tras admitir que "lo hacen mal"

El sector crítico del PSOE de Vigo ha censurado el "ejercicio de cinismo y confusión" del alcalde de la ciudad olívica y presidente de la agrupación local socialista, Abel Caballero, por promover la abstención de la asamblea al informe de gestión de la dirección autonómica del partido "intentando ocultar su responsabilidad por haberla impulsado".

En un comunicado, la alternativa de Vigo ha recordado, además, que tres personas del entorno de Caballero -Carlos Font, David Regades y Julia López- forman parte de la Ejecutiva gallega, así como el portavoz parlamentario, el vigués Abel Losada.

"Estos compañeros, que reconocen que lo hacen mal en sus responsabilidades de dirección, deberían dimitir inmediatamente de todos sus cargos institucionales y orgánicos", ha subrayado, para reclamar a renglón seguido una vez más la dimisión de Carmela Silva por su "comportamiento altamente desleal" al seguir compatibilizando cargos.

De vuelta sobre la asamblea de este jueves, este grupo crítico -que votó en contra de la gestión de Pachi Vázquez- ha juzgado que la posición de la dirección de la agrupación viguesa es "altamente desleal" y que "desprestigia al partido cuando pretende desestabilizar y presionar a la organización gallega".

"El alcalde de Vigo juega a desestabilizar al PSdeG para sacar mayores provechos personales", ha incidido, para recordar a Caballero que su gestión al frente del PSdeG y como candidato a la Xunta "llevó a los socialistas en 1997 a los peores resultados de la historia en unas elecciones autonómicas, al obtener solamente 13 diputados". Al margen de esta "estrategia de desestabilización y presiones que bordean el chantaje político", que ve "inadmisible y grave", el sector que lidera Gonzalo Caballero ha denunciado también la "obsesión" del alcalde por "laminar al sector crítico".

"No le gusta la democracia interna y quiere convertir al PSOE vigués en su cortijo privado", ha remarcado, en alusión a la norma que pretende aprobar para que el debate de las asambleas se haga un día distinto al de la votación. De este modo, según ha anticipado, podrían votar personas que no hayan escuchado las propuestas.

"Esta norma pretende favorecer el acarreo de votantes y la manipulación electoral", ha evidenciado, para recordar a Caballero y su número dos, Carmela Silva, que "ellos eran los mayores críticos de ese sistema de asambleas hace 10 años".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS