Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una bailaora plantada en la tierra

Pérez Villalta firma un cartel pop y surrealista para la Bienal de Flamenco

Pérez Villalta muestra su cartel para la Bienal de Flamenco. Ampliar foto
Pérez Villalta muestra su cartel para la Bienal de Flamenco.

Guillermo Pérez Villalta es un esteta que siempre se ha nutrido de otras artes para crear su propio universo. El artista de Tarifa confiesa que se emociona por igual con una bulería que con su rock psicodélico de los sesenta, pero ayer le tocaba el turno al flamenco. Pérez Villalta presentó, rodeado de todo el boato que requería la ocasión, el cartel para la 17ª Bienal de Flamenco de Sevilla, una edición dedicada al baile.

“Cuando me encargaron el cartel se me ocurrió la idea de un vórtice girando y bailando, de una planta que sale de la tierra. Una cosa que siempre me ha gustado mucho en el flamenco es el juego que se establece entre el compás, la norma, y la improvisación; y eso es precisamente lo que tiene el cartel”, comentó ayer Guillermo Pérez Villalta, uno de los nombres esenciales en la figuración española.

El artista, que nunca deja nada al azar en sus obras, explica que ha partido de los cánones geométricos del Renacimiento, que dividen el espacio en 36 partes. “La obra tiene un fondo geométrico que no se ve y sobre eso he colocado el arabesco, la figura de la bailaora que es como un capricho que contrasta con la geometría. Es lo mismo que ocurre en el flamenco la base es el compás y, de pronto, se hace un silencio o aparece la improvisación”, argumenta.

El cartel está inspirado en el surrealismo de Lorca y Dalí, en la geometría renacentista y el arabesco

El cartel, que anuncia la gran cita del flamenco que se celebrará el próximo septiembre, está inspirado en el surrealismo de Lorca y Dalí, pero también en el pop de los ochenta, movimiento del que Pérez Villalta fue uno de sus protagonistas y artífices.

Antes de descubrir el cartel en el salón Colón del Ayuntamiento de Sevilla los invitados —entre ellos artistas como Carmen Linares, José Antonio, Javier Barón o Rafael Campallo— pudieron ver un vídeo del momento en el que el artista hizo entrega de la obra a la directora de la Bienal, Rosalía Gómez. Así los presentes pudieron conocer detalles de la obra como la posterior aparición de los lunares o la ausencia de rostro de la bailaora. “Los primeros bocetos no tenían lunares pero después me dije, por qué no acudir al tópico. Además, los lunares le dan un punto más pop”, explica el artista en el vídeo. Pérez Villalta, que reparte sus días entre Sevilla, Tarifa y Madrid, es dueño de un lenguaje que parece fácil de entender en el primer contacto pero que tiene muchas y muy profundas lecturas.

“Quise que fuese una cosa alegre, pop y luminosa porque quizás se ha abusado del lado dramático del flamenco”, explicó ayer el pintor quien recibió el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1985. La obra contiene también un guiño al mundo de los intelectuales de los años veinte del pasado siglo que contribuyeron a sacar el flamenco del cuarto.

“La Bienal de Flamenco es además de una seña de identidad para nosotros, un acontecimiento único y singular con proyección internacional. Es una de esas razones para el optimismo por la oportunidad que supone desde el punto de vista económico y desde el punto de vista del enriquecimiento del espíritu”, aseguró el alcalde de Sevilla Juan Ignacio Zoido.

Esa especie de planta-mujer vestida con lunares y volantes tiene un antecedente en la producción de Pérez Villalta: “Fue en una exposición homenaje a Lola Flores que Carmen de la Calle organizó en Jerez, entonces hice una especie de fuente que era una espiral y terminaba en unos labios”, recuerda el artista.