La tarea de Paz-Andrade

A Coruña acoge la primera retrospectiva sobre el empresario, intelectual y político al que se dedica el Día das Letras

En una esquina cuelga su toga como abogado que fue. Hay ejemplares del diario Galicia o de la revista Industrias Pesqueras como comprometido editor periodístico. También ensayos y poemas de otras de sus más destacadas facetas creativas e intelectuales. Y múltiples fotografías o documentos audiovisuales del gran activista político que fue, acérrimo defensor de una autonomía gallega de carácter republicano y federal. Sin olvidar un breve relato del nacimiento de Pescanova, que cofundó en 1960, como gran experto marítimo y avezado empresario con grandes sueños para su tierra, convencido de sus potenciales. Es el año de Valentín Paz-Andrade (Pontevedra 1898-Vigo 1987), al que se le dedica la próxima edición del Día das Letras Galegas.

 La primera retrospectiva vital de uno de los grandes de la Galicia cultural y económica del siglo XX, inaugurada anoche en la Fundación Luís Seoane de A Coruña, concentra a duras penas, en 25 apartados, la ingente trayectoria de este contemporáneo y amigo íntimo de Castelao, Otero Pedrayo, Alexandre Bóveda, Isaac Díaz Pardo o el propio Seoane. Estos dos últimos son “muy semejantes a Paz-Andrade” por la polivalencia de sus trayectorias profesionales e intelectuales, reseña Xosé Díaz Arias de Castro, comisario de esta exposición. Y lo arropan de alguna manera en este primer homenaje del año: en una sala próxima a la exposición de Paz-Andrade se emite el documental Isaac que realizó Xosé Abad sobre el artista recientemente fallecido. Otra se pobló con 28 óleos de Seoane para una pequeña muestra sobre su despegue como pintor exiliado en Buenos Aires.

Para el comisario, hijo de Díaz Pardo, no fue fácil elegir los objetos, documentos originales, obras de arte —Paz-Andrade era un gran coleccionista, con alma de mecenas—, vídeos y fotografías que permitiesen retratar, de forma condensada, a este polifacético personaje. “Se trata de mostrar al verdadero Valentín con un recorrido por su biografía, su creación, su compromiso y su inmenso esfuerzo por reivindicar Galicia como nación cultural y económica”, resume Díaz.

Paz-Andrade era un convencido luchador por sacar a su tierra natal del atraso secular que impedía su desarrollo y dotarla de las instrumentos necesarios para modernizarla, subraya el comisario de esta exposición que permanecerá abierta hasta el 6 de mayo. Y por eso esta retrospectiva lleva por título el de su ensayo más célebre, el libro que editó en 1958 el Centro Galego de Buenos Aires a partir de las conferencias que allí impartió Paz-Andrade: Galicia como tarefa.

“Hizo un inmenso esfuerzo por reivindicar Galicia”, dice el comisario

Además de poeta, con obras aún inéditas como Canto do pobo disperso (1955), fue un prolífico ensayista económico, pesquero y literario. Destacan sus biografías sobre dos de sus personajes favoritos como fueron Castelao, amigo íntimo desde los 18 años, o João Guimarâes Rosa. Con un ensayo sobre la galecidade en la obra del escritor brasileño ingresaría Paz-Andrade en la Real Academia Galega en 1978. Intensa y relevante también fue su actividad en defensa y promoción de la cultura gallega. Unir a los creadores del exilio durante la dictadura con los que seguían en Galicia fue casi una obsesión, como ese faladoiro que durante casi 20 años, en la época más dura del franquismo (1945-1965), organizaba en el Café Alameda de Vigo.

Paz-Andrade fue sobre todo reivindicativo. Tanto en el terreno cultural, como empresarial y político. Ambas facetas fundamentales de su vida están íntimamente entrelazadas, como se desprende de esta exposición cronológica. Candidato galleguista en 1931 junto a Castelao y Ramón Cabanillas a las primeras Cortes constituyentes de la Républica y miembro del primer Senado de la democracia en 1977, jugó un papel importante en la Transición como único gallego de la Xunta Democrática y en la Comisión de los diez que negoció con el Gobierno de Adolfo Suárez.

Hay lugar también para iniciativas fallidas como la de una refinería en Vigo

Entre ambas épocas, hubo años de prisión, atentados fallidos y destierros para este cofundador del Partido Galleguista. Pese al veto de la dictadura franquista, Paz-Andrade logra su billete de salida de España como conferenciante experto en economía pesquera de la FAO. Y es también su carta para despegar como hombre de negocios de éxito, con el nacimiento de una gran empresa gallega de pesca internacional, Pescanova. “Una aventura que iba mucho más allá del mero interés económico”, destaca Xosé Díaz, ya que responde a los incesantes intentos de Paz-Andrade por “explorar caminos para sacar a Galicia de su atraso secular”. Hubo otros fallidos que también se reseña en esta exposición, como la construcción de una refinería de petróleo en Vigo. Y otros aún pendientes, como esa reclamación que desde los inicios de la Transición no se cansaba de reclamar el político pontevedrés: una compensación para Galicia por sus desigualdades socio-económicas.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50