ENTREVISTA: ÁNGEL CORELLA

“La crisis pondrá a cada uno en su lugar, quedarán los mejores”

Corella presenta ‘El lago de los cisnes’ en el Liceo del 9 al 12 de febrero

Angel Corella en una imagen promocional.
Angel Corella en una imagen promocional.

El bailarín y director Ángel Corella recibe en la sede de la fundación que lleva su nombre, un espacioso local, muy cerca del Palau de la Música Catalana. Corella es un hombre ilusionado y con una fe profunda en que su proyecto de compañía se solidificará en la capital catalana. De momento el alquiler del local y su adecuación han corrido a cargo de su bolsillo. En las salas de ensayo la actividad es febril: está a pocos días de estrenar en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona de El lago de los cines.

“He dejado atrás mi etapa bajo el patrocinio de la Junta de Castilla y León, y he regresado a Barcelona, donde creé la Fundación Corella hace unos años”, explica. “Mi futuro está en esta ciudad, he mantenido conversaciones con los responsables de Cultura del Ayuntamiento, la Generalitat y la Diputación. Van a ayudarme, pero de momento solo tengo una promesa. Ellos tienen muy claro que primero son los grupos de danza catalanes y luego estaremos nosotros. Han de estudiar la forma en que nos ayudarán sin dañar a los de aquí, es decir, cómo nos sitúan en el entramado de la danza en Cataluña”.

Corella lo entiende y piensa que es lógico. No quiere quedarse con nada de nadie, afirma. “Recibí hace unos días una llamada telefónica un poco desagradable de la Asociación de Profesionales de la Danza de Cataluña”, señala, “pero tanto las instituciones como yo sabemos que primero son ellos. Está claro que la crisis y, en consecuencia, los recortes pondrán a cada uno en su lugar, quedarán los mejores”.

El bailarín admira el trabajo de los grupos de danza contemporánea catalanes, como Gelabert-Azzopardi, Mal Pelo o Mudances. “El trabajo de Cesc Celabert me interesa y me gustaría que más adelante creara una coreografía para la compañía, ya lo hizo para Mijaíl Barishnikov”. El proyecto de Corella incluye que en su local se den clases de danza a niños, adultos y profesionales. El bailarín subraya el gran apoyo que ha recibido de Santi Vila, el alcalde de Figueres (Girona), donde se encuentra la Escuela de Danza de Corella, la cantera. Y prosigue: “Cuento con el apoyo de la baronesa Thyssen; de Carmen Mateu, presidenta del Peralada; del cardiólogo Valentí Fusté y muy especialmente de la princesa Letizia. Su hermana Telma estudió danza y a veces ha tomado clase con la compañía. También Pep Guardiola asistió a nuestras funciones”. Corella bromea con la idea de que, estando la Compañía Nacional de Danza en Madrid y la suya en Barcelona, la competencia podría ser similar a la del Madrid y el Barça.

“Primero son los grupos catalanes y luego ya estaremos nosotros”, admite

El bailarín está convencido de que su compañía interesa a un público muy numeroso. “Por eso nos gustaría hacer temporadas largas en teatros de Barcelona como el Tívoli o el Coliseum, teatros que siempre llenamos en todas las representaciones”. Corella está en conversaciones con el Grupo Balañá.

Corella tiene 36 años y es un hombre con una fuerza extraordinaria para lanzar adelante su proyecto, que él ve como un legado que dejará a sus bailarinas y a Barcelona. No cesan de llamarle del American Ballet Theatre para que continúe bailando allí; sin embargo, dice: “Este año tengo previsto bailar con ellos Giselle y El corsario, pero mi interés está en mi compañía y a ella quiero entregarme en cuerpo y alma”. El lago de los cisnes que ofrecerá en el Gran Teatro de Liceo del 9 al 12 de febrero tiene varias sorpresas de lujo.

En la primera función la pareja protagonista la encarnarán el propio Ángel y Sarah Lane, la bailarina del American Ballet que dobló a Nathalie Portman en la película Cisne negro.

“Creo que El lago de los cisnes que baila mi compañía va a gustar al público de Barcelona, pues cuenta con magníficos solistas”. Corella revela que habrá 24 cisnes en el segundo acto. Explica que ha contratado al maestro del Bolshoi, Alexander Monahkov, para las danzas de carácter. “He sido respetuoso con la versión de Petipa e Ivanov, si bien he suprimido algunos fragmentos de música y coreografía para dinamizar la pieza. Tanto el vestuario como la escenografía son nuevos, esta última fue construida en los talleres del Auditori de Sant Cugat”. La preocupación por las subvenciones no le quita la ilusión a Corella para aventurarse en nuevos proyectos. Próximamente el Corella Ballet se presentará en Nueva York, donde bailará una coreografía, titulada Pápitos, de estilo español creada por Ángel Rojas y Carlos Rodríguez, directores del Nuevo Ballet Español.

“Estoy contento”, resume Corella; “pese a la crisis tenemos numerosas actuaciones”.

Otros proyectos para el Corella Ballet son montar las obras La viuda alegre y Manón. Francamente, es envidiable el entusiasmo contagioso de este gran bailarín, de la misma complexión física de Barishnikov, quien le regala sus trajes para las funciones del American Ballet. En ese aspecto al menos no se puede negar que son artistas de la misma talla.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción