Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alivio para Grecia

La economía griega tendrá oportunidades de recuperación cuando se haya pactado una quita de su endeudamiento

Luis de Guindos, ministro de Economía
Luis de Guindos, ministro de Economía

Para Grecia era muy importante que los ministros de Finanzas del Eurogrupo aprobaran el jueves un nuevo tramo de rescate de 8.500 millones. Tiene que hacer frente a importantes vencimientos en julio y su dependencia del dinero del rescate es total. Una dependencia que no pocos economistas consideran perniciosa a medio plazo. Por el momento, el desbloqueo de los 8.500 millones —se pagarán en dos tramos— tiene además otro significado: el país está cumpliendo con sus compromisos de ajuste y de estabilización, que se han hecho notar con más subidas de impuestos y recortes en las pensiones.

Pero el primer problema de Grecia no es que flaquee su voluntad de ajuste —Bruselas reconoce las circunstancias difíciles en las que se está desarrollando el rescate—, sino que la situación social está deteriorada, la renta media cae sin cesar y las oportunidades de crecimiento están bloqueadas en la práctica. Es crucial, hay que insistir en ello, el alivio de la deuda. La economía griega tendrá oportunidades de recuperación cuando se haya pactado una quita de su endeudamiento, con acuerdo explícito de los acreedores. Pero esa quita, defendida por ejemplo por el Fondo Monetario Internacional, está postergada hasta el final de los programas.

En una situación tan delicada para Atenas ha irrumpido un contratiempo. Luis de Guindos ha advertido que España e Italia podrían vetar el tramo aprobado el jueves si las autoridades griegas no garantizan la inmunidad de tres funcionarios, un español, un eslovaco y un italiano, acusados en 2015 de actuar con mala fe en un informe elaborado para el fondo de privatizaciones heleno. La súbita aparición en escena de este incidente merece una explicación política completa del ministro. De entrada, parece desproporcionado ligar el tramo del rescate a decisiones legales internas de Grecia; sería oportuno considerar la mediación de Bruselas como táctica principal para resolver el contencioso.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.