Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cosas que no sabíamos

Gusanos ‘eco’ y el memorioso romero

¿Sabías que el Spinner, el nuevo juguete rey es realmente un remedio para el TDAH, o que tener hijos alarga la vida?

Spinner el juguete de moda en los colegios.
Spinner el juguete de moda en los colegios. Getty Images

Tener hijos aumenta la esperanza de vida.

Sobrevivir a los pañales sucios, las noches en vela o a la adolescencia de los hijos tiene recompensa. Según el Instituto Karolinska de Estocolmo, las parejas con descendencia viven más. Tras un seguimiento a 1,5 millones de suecos nacidos entre 1911 y 1925, los investigadores concluyeron que los hombres que habían sido padres vivían de media dos años más, y las madres sumaban 18 meses a su esperanza de vida. El incremento se debe a la red de apoyo familiar, que se vuelve crucial cuando los progenitores envejecen. Los hijos cuidan de sus padres, los animan a ir al médico y a mantenerse activos, lo que alarga su vida. Además, con la paternidad las parejas adquieren hábitos más saludables, algo que también influye en la longevidad.

Gusanos que comen plástico.

Cada año se producen unos 300 millones de toneladas de residuos plásticos en el mundo. Cómo gestionar estos desechos es uno de los grandes problemas, pero la solución puede estar un poco más cerca gracias a los gusanos, en concreto a los de la cera. Estos vermes son capaces de degradar el plástico, según un estudio de Federica Bertocchini, investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Al parecer, 100 individuos de Galleria mellonella, nombre científico de los bichitos en cuestión, son capaces de devorar 92 miligramos de polietileno en menos de 12 horas. Entender el proceso por el cual estos gusanos rompen los enlaces químicos del polietileno y lo degradan en CO2 y en restos biológicos podría solucionar uno de los problemas medioambientales más graves del planeta.

‘Spinner’, de herramienta contra el TDAH a juguete rey.

Gira, gira y gira, y no hace otra cosa, como una peonza. Este es el sencillo funcionamiento del spinner, nuevo juguete de moda. Pero este objeto ni es novedoso, ni es un juguete. El modelo de peonza, que consta de tres brazos y un centro giratorio que hace que dé vueltas, fue concebido como un método de desahogo para los niños diagnosticados con trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Según los psicólogos, hacer girar este artilugio ayuda a descargar la ansiedad y a concentrarse mejor. Resulta irónico que, al convertirse en el juguete rey, se haya transformado también en la principal fuente de distracción para los pequeños en el aula.

Una planta para recordar.

Esa hierba aromática que descansa en el especiero podría ser la respuesta a las plegarias de los estudiantes que quieren mejorar su memoria con vistas a los exámenes. Un estudio de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) ha demostrado que el olor del romero actúa sobre los neurotransmisores asociados a la memoria como si fuera una droga de interacción, mejorando la capacidad de recordar. Según las conclusiones presentadas, realizar trabajos memorísticos mientras se aspira el aroma de esta planta mejora la capacidad de retentiva entre un 5% y un 7%.

Más información