Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Don Juan Carlos y doña Sofía, de fiesta en Noruega

Los Reyes eméritos acuden juntos a la celebración del 80º cumpleaños de los monarcas noruegos

Don Juan Carlos y doña Sofía, anoche a su llegada a la ópera de Oslo. Ampliar foto
Don Juan Carlos y doña Sofía, anoche a su llegada a la ópera de Oslo. AP

Se perdieron los primeros festejos del 80 cumpleaños del rey Harald de Noruega, que empezaron este martes. Pero, tal y como estaba previsto, el miércoles el rey Juan Carlos y doña Sofía llegaron a Oslo para festejar el doble aniversario del rey noruego y su esposa, Sonia Haraldsen. Aunque la mayoría de casas reales europeas han mandado a los monarcas en ejercicio, en el caso de la Familia Real española han sido los reyes eméritos quienes han acudido a la celebración por la estrecha amistad que les une a los protagonistas de la noche. La primera de las tres veces que, según su agenda oficial, coincidirán en un acto don Juan Carlos y doña Sofía.

Don Juan Carlos y doña Sofía asistieron junto al resto de invitados a la ópera de Oslo para asistir una cena de gala convocada por la primera ministra noruega, Erna Solberg, en honor de los soberanos. Unos 300 invitados que volvieron a desafiar la lluvia, entre los que no faltaron los reyes Guillermo y Máxima de Holanda; Felipe y Matilde de Bélgica y  Silvia y Carlos Gustavo de Suecia o los herederos al trono de Dinamarca, Federico y  Mary, y de Suecia, Victoria. Una lista real de una treintena de invitados que incluye, además de a los hijos de los homenajeados (Haakon de Noruega y su mujer, Mette Marit, y la princesa Marta Luisa), a jefes de Estado, monarcas ya retirados y a aspirantes al trono de numerosos países europeos. Ante los fotógrafos posaron la princesa Beatriz de Holanda, Enrique y María Teresa de Luxemburgo, Alberto de Mónaco (que acudió sin su esposa, Charlene), la condesa de Wessex, Ana María de Grecia y su familia (Pablo y Nicolás de Grecia con sus respectivas mujeres, Marie Chantal y Tatiana), Marie y Joaquín de Dinamarca.

Los reyes emérios, este miércoles en Oslo para el cumpleaños de los reyes noruegos.
Los reyes emérios, este miércoles en Oslo para el cumpleaños de los reyes noruegos. Getty Images

La cena, regalo del Gobierno noruego, sirvió para cerrar el segundo y último día del programa y fue el único acto al que acudieron los reyes eméritos españoles. Los invitados disfrutaron de un menú con cigalas, salsa verde con espárragos y melón confitado, variaciones de salmón con pepino, manzana y aguacate, yogur y mayonesa, de entrantes, y filete de cordero con verdura, cebollino, crema de coliflor, puerros y salsa de vino tinto de plato principal. De postre se sirvieron trufas de regaliz y chocolate, clafoutis de cerezas, panacota de albaricoque y compota de ruibarbos.

Discurso de la primera ministra de Noruega, Erna Solberg, en la cena en la ópera de Oslo.
Discurso de la primera ministra de Noruega, Erna Solberg, en la cena en la ópera de Oslo. AP

"En este camino he experimentado suerte e infortunio, de carácter personal y nacional. Pero lo que queda es un sentimiento de haber sido muy afortunado", dijo Harald de Noruega en la cena, discurso en el que también ironizó con sus habilidades para hacer saltos con esquís. La reina, que acudió vestida con un traje diseñado por ella, recordó que la relación entre el entonces heredero a la Corona y una joven plebeya no fue bien vista por todos. "Gracias por ser ustedes mismos y gracias por serlo con todos nosotros", les dijo a los homenajeados Erna Solberg, que resaltó su cercanía y humor en una gala de la que se pudieron ver algunos momentos por la televisión pública noruega NRK. Tras el discurso y un brindis, el Coro infantil de la Ópera les cantó el ¡Hurra por ti que cumples años, tradicional canción noruega, antes de entregarles una tarta a cada uno y finalizar la noche con un espectáculo de fuegos artificiales en el exterior de la ópera, situada junto al fiordo.

Los reyes de Noruega, anoche durante su discurso.
Los reyes de Noruega, anoche durante su discurso.

La mayoría de los invitados reales lleva desde el lunes en Oslo aguantando el chaparrón en honor a los reyes noruegos. El martes acudieron a una cena de gala en el Palacio Real y se les volvió a ver el miércoles por la mañana resguardándose de la lluvia mientras realizaban un pequeño crucero por los fiordos de la capital noruega. Dos días de celebraciones por un cumpleaños doble que han costado a los noruegos cerca de 11 millones de coronas (algo más de un millón de euros), gastos de seguridad aparte, según informó ayer Aftenposten, el principal diario de este país nórdico.