Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por qué tienes que ver a Kendrick Lamar comiéndote un bocata de chóped

La gastronomía en los festivales no suena (ni sabe) bien: de riberas del duero en vasos de plástico a ingerir cualquier alimento en una caja de cartón

Por qué tienes que ver a Kendrick Lamar comiéndote un bocata de chóped

Colas salvajes, pizzas mutantes, kebabs resecos… la oferta gastronómica en los festivales de música nunca ha estado a la altura de sus bombásticos carteles. Pepe Solla, chef Michelin que ha viajado con pulserita por todo el mundo, del Isle of Wight al BBK Live, recuerda cuando se emocionó con un cachorro (perrito caliente) en el NOS Alive de Lisboa. "No era alta cocina, pero la salchicha estaba buena y tenía un montón de guarniciones ricas". Quizá por eso se lanzó a montar Showrocking en el festival Portamérica, un escenario solo para chefs donde cocinan para la chavalada mientras tocan Triángulo de Amor Bizaro o Novedades Carminha. Sin ir tan lejos, en el resto de festis la cosa avanza y comenzamos a recordar con cariño el wok de verduras que tomamos en el Primavera o aquel cuscús rico del FIB.

Bajones y tendencias de la comida de festival

La felicidad para Pepe Solla sería ver a sus adorados Biffy Clyro tomando un buen vino y unas tapitas. La realidad gastrofestivalera es un poco más básica pero, aparte de bocados meh, hay esperanzas yummy en el horizonte.

Más opciones

"No podía ser que las personas intolerantes o con dietas libres de ingredientes animales no pudieran comer en un festival. Menos mal que cada vez hay más opciones para ellos".

Por qué tienes que ver a Kendrick Lamar comiéndote un bocata de chóped

Tapas de autor

"Que venga Edgar Núñez, uno de los mejores cocineros de México, a hacerte un taco a Portamérica es un lujo. ¿Para qué vas a comer un bocata chicloso si puedes probar esta maravilla?".

Por qué tienes que ver a Kendrick Lamar comiéndote un bocata de chóped

Cajitas cuquis

"Meter patatas con kétchup en un vaso de plástico es una cutrada. En los buenos festivales ya están sirviendo la comida en cajas de cartón molonas que, además, son más ecológicas".

Por qué tienes que ver a Kendrick Lamar comiéndote un bocata de chóped

Pizza blandurria

"Es un clásico de los festivales y sufro cada vez que veo que cogen un trozo y lo calientan en el microondas. Lo que sale de ahí dentro ya no es pizza, es masa blanda de colorines".

Por qué tienes que ver a Kendrick Lamar comiéndote un bocata de chóped

Croqueta-roca

"En un festival pedí unas croquetas, pensando que las harían en el momento, y llevaban fritas horas. Precocinadas, frías, pesadas… ¿Tan difícil es tener una freidora y hacerlo en el momento?".

Por qué tienes que ver a Kendrick Lamar comiéndote un bocata de chóped

Vino en plástico

"No puede ser que en la Fiesta del Vino Albariño, con miles de personas, haya copas y en un festival te pongan un Ribera del Duero bueno en plástico. ¡Te lo estás cargando!".

Por qué tienes que ver a Kendrick Lamar comiéndote un bocata de chóped

El mini menguante

Javier Sánchez Bebedor y comedor a sueldo de TENTACIONES

Solo los más viejos del lugar lo recuerdan, pero antes tomarse una cerveza en un festi no equivalía a ruina

Tengo dos reliquias festivaleras que siempre enseño a la gente que viene a mi casa: un vaso de mini del Festimad y una camiseta del segundo FIB. La gente flipa. Con el mini, claro. "¿Y tan grande era?", sueltan como cuando ves en Google una foto de un ordenador de los años 70, de esos que ocupaban una habitación entera. Pues sí, les contesto. Así, a ojo, cabrían unos 75 centilitros de cerveza. Casi nada en comparación con las cervezas "grandes" que hoy despachan en cualquier festival y que no pasan de 33. O sea, menos de la mitad. Eso sí, el precio se ha duplicado.

Si seguimos esta progresión, el futuro pinta mal: chupitos para los que habrá que pedir créditos. Eso sí, a mí siempre me quedará mi mini y podré decir aquello de "mira, todo esto, antes, era cerveza".

EL BOCADILLO PER-FEC-TO

Receta de José Antonio Del Pozo, de La Casa Tomada (Madrid), especialista en bocatas de autor BRUTOS.

Por qué tienes que ver a Kendrick Lamar comiéndote un bocata de chóped

BRIOCHE
Mejor elegir un pan que no se quede muy tieso. “Este es tierno como la pasión adolescente que sientes por tu banda favorita”, dice Del Pozo.

ROSBIF
Una buena base de proteína. “Sazonado con sal marina y muy jugoso”, para evitar que la carne se haya convertido en una suela de zapato cuando llegue la hora de los DJ.

QUESO PROVOLONE
“Fundido, como el cuerpo después de tres días de música”. No olvidemos que un poco de queso hace siempre mejor cualquier bocadillo que se precie. Punto final.

BACON
El bocadillo ideal es una obra de arte que combina sabores y texturas. “El bacon crujiente te da ese punto crunchy y quebradizo”.

TOMATE
Como se nos está cargando el bocata, un toque fresco. Y un tip sano: el licopeno que tiene es bueno para nuestra sesera. “Es ácido para el cerebro, pero buen ácido”.

SALSA DE CHIPOTLE Y MIEL
“He elegido esta salsa porque está buenísima y es dulce y picante, como las propias noches festivaleras”. Creemos que no hace falta añadir más…

PATATAS FRITAS CON CHEDDAR
La guarnición perfecta: el queso mantiene unidas las papas y evita el desparrame. “Están pegaditas, igual que tú y 30.000 personas más frente al escenario principal”.

 

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.