Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE quiere conciliación

El proyecto para la excedencia o permiso parental remunerado e intransferible reducirá las diferencias entre ambos progenitores

El plan de la UE reducirá la brecha entre hombres y mujeres.
El plan de la UE reducirá la brecha entre hombres y mujeres.

Entre las medidas sociales con las que la Comisión Europea pretende reforzar la afección al proyecto europeo figura un paquete de propuestas destinadas a facilitar la conciliación laboral y familiar. La más importante es una excedencia o permiso parental remunerado, adicional a la baja por maternidad existente, a tomar hasta que el hijo cumpla 12 años. Lo destacable es que, además de remunerado, es intransferible. La normativa actual ya reconoce el derecho a tomar un permiso hasta los ocho años del niño, pero sin salario, y tres de los cuatro meses previstos pueden transferirse, con lo que son las mujeres las que mayoritariamente lo toman.

La falta de conciliación es una de las principales causas de la brecha de género que hace que la tasa de actividad femenina sea en la UE nueve puntos inferior a la masculina, que el 31% de las mujeres trabajen a tiempo parcial —frente al 8,2% de los hombres— y que el salario femenino sea un 16,3% inferior. Todo ello está relacionado con el hecho de que las mujeres dedican 22 horas semanales al cuidado de los hijos, mientras los hombres emplean 12.

Reducir estas diferencias exige incidir sobre hábitos y roles muy consolidados. El cambio que subyace en el permiso parental que se pretende implantar avanza en la línea de que hombres y mujeres dispongan de los mismos permisos y sean intransferibles. Solo así se evita que tener hijos repercuta casi en exclusiva sobre la carrera profesional de la mujer. El hecho de que los hombres dispongan de permisos y los pierdan si no los disfrutan hará que se impliquen más en el cuidado de hijos. Además, la maternidad dejará de ser un factor adverso para las mujeres. De ser aprobada, la medida puede tener un coste elevado, pero hay que tener en cuenta que la caída de la natalidad ha reducido los fondos para la baja maternal. Facilitar la crianza es importante en países como España, que tiene una de las tasas de natalidad más bajas y lleva cinco años perdiendo población.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.