Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anne Hathaway se arrepiente de haber sido machista

La actriz confiesa que desconfió de las órdenes de una directora y reconoce que espera que nunca más le vuelva a suceder

Anne Hathaway, en el estreno de 'Colossal', en Los Ángeles, el 4 de abril.
Anne Hathaway, en el estreno de 'Colossal', en Los Ángeles, el 4 de abril. Cordon press

Las mujeres en Hollywood aún tienen muchas batallas por pelear. No importa si es delante o detrás de cámaras la discriminación salarial es un hecho. Si las actrices tienen que luchar y denunciar constantemente que ganan menos que sus colegas varones, las directoras y productoras lo tienen todavía más difícil. Un estudio lo confirma. Según un informe del centro de estudios sobre la mujer en cine y televisión de la Universidad estatal de San Diego, de los 250 estrenos más destacados del 2016, solo un 7% contaron con una mujer detrás. El machismo que tras tantos discursos dedicados a la diversidad de género sigue arraigado y las mismas actrices caen, a veces, en él. Así lo ha confesado Anne Hathaway (Nueva York, 1982) en una entrevista a ABC News publicada este miércoles.

“Realmente lamento no haber confiado en ella [la directora danesa Lone Scherfig] tan rápido como he confiado en otros directores con lo que he trabajado. Hasta el día de hoy me preocupa que la razón por la que no haya confiado en ella tenga que ver con el hecho de que sea mujer”, reconoce la actriz que en junio del año pasado fue nombrada embajadora de Buena Voluntad de ONU Mujeres por ser “una defensora de los derechos de las mujeres y las niñas”.

La protagonista de Los Miserables es una de las actrices más activistas de la industria. Durante sus apariciones públicas en más de una ocasión ha recalcado la importancia de intensificar los esfuerzos colectivos para “alcanzar la verdadera igualdad”, por eso mismo, es que cree que es importante que se hable del tema. “Me da terror pensar que la traté así por la misoginia interna que pueda tener. Me asusta pensar que no le di lo que necesitaba porque me resistía a ella en cierto nivel”, explicó.

Pero más allá de lo que se avergüenza de tener que admitir algo así, considera que es importante que se discuta. “Se puede interpretar como una confesión, pero creo que es algo de lo que deberíamos hablar. Yo solo sé que lo he hecho y que no quiero que vuelva a pasar nunca más. Tal vez, hablando del tema otras personas pueden reflexionar acerca de ello”, añadió.

La ganadora de un Oscar también confesó que cree que muchas veces esa misoginia intrínseca le ha llevado a elegir ciertos papeles. “Cuando me llegaba un guion, si veía que era la primera cinta de una directora me centraba en lo malo. Y cuando veía que era dirigida por un hombre me enfocaba en lo bueno. Ahora he intentado trabajar con más mujeres directoras, pero a veces siento que muy en el fondo sigo teniendo prejuicios”, reconoció.