Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un revulsivo socialdemócrata

Schulz es un candidato creíble para disputar a Merkel la cancillería alemana

Martin Schulz, elegido candidato del SPD.
Martin Schulz, elegido candidato del SPD. AP

Pese a las horas bajas de la socialdemocracia en Europa, los efectos fulminantes del cambio de líder al frente del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) sitúan a Martin Schulz como candidato creíble para disputar a Angela Merkel la cancillería de Berlín en las elecciones del 24 de septiembre, algo con lo que ni la política alemana ni la europea contaban hace pocos meses.

Un cambio de dirigente en el mismo partido político puede producir el efecto de revitalizar a la organización y recuperar el interés de los electores que, por diversas razones, se habían alejado o caído en el desánimo. Tras el batacazo de los socialdemócratas en Holanda, la excepción alemana crea nuevas expectativas: el SPD ha saltado desde el 20% de intenciones de voto a principios de año al 32% en la actualidad.

Schulz es un político profundamente europeísta. Ha presidido el Parlamento europeo mientras su partido participaba en la coalición con Merkel, lo cual le permite separarse de las luces y las sombras de una colaboración marcada por el mantenimiento de la salud de la economía y la exigencia de austeridad demandada a los países europeos en dificultades. Schulz irrumpe con un discurso a favor de los ciudadanos que, pese al éxito macroeconómico del país, sienten que se les ha dejado atrás, a la vez que ataca duramente el populismo antiinmigración de Alternativa para Alemania (AfD). Aplaza los detalles de su programa mientras recoge los frutos de la popularidad que se ha creado entre sus correligionarios.

Consiga o no el objetivo, un solo país cuenta ahora con dos políticos capaces de llenar la escena pública, Angela Merkel y Martin Schulz. Europa necesita imperiosamente reorganizarse y volver a creer en sí misma. Y una Alemania con capacidad de impulsar políticas de integración y, a la vez, de cohesión, es esencial para el éxito de esa empresa.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.