Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Formación gratis para encontrar el empleo del futuro

Consejos para salir reforzados de la transformación digital sin horarios, desde tu casa y con muy poco presupuesto

MOOCS

¿Lo has escuchado alguna vez?: “¿Para qué vamos a estudiar? ¡Si vivimos una revolución! ¡Si lo que aprendamos hoy no servirá mañana para nada! ¡Si todo el mundo sabe que el sistema educativo tiene que cambiar! De verdad, ¿para qué vamos a estudiar?”.

Saber que el 47% de los puestos de trabajo que hoy conocemos van a desaparecer puede llevar a dos actitudes extremas. En primer lugar, la más fácil: ¿para qué esforzarse? Frente a esta, por supuesto, están los que no se resignan sean como sean los tiempos que les haya tocado vivir. Saben que llegan años difíciles, de destrucción de empleo, pero también de generación, y hace tiempo que aprendieron eso de que “a río revuelto, ganancia de pescadores”.

Las próximas líneas son para ellos, para todos aquellos que apuesten por salir reforzados del tsunami digital, aunque muchos se vean obligados a hacerlo con bajo presupuesto y, en algunos casos, incluso “tendente a cero”.

1. Deja de pedir empleo. Pide formación

Ejemplos

Para los interesados en el tema añadiré algunas referencias. En primer lugar, el curso de introducción al Internet de las Cosas de Cisco. Este curso de 20 horas de duración muestra los conceptos y los desafíos a los que nos enfrentaremos con esta tecnología que para el año 2020 necesitará multiplicar por quince la fuerza laboral, pasando de 300.000 profesionales a 4,5 millones.

Además, debo mencionar la iniciativa Trailhead, una plataforma interactiva de Salesforce donde es posible aprender jugando y pasando un buen rato. No son cosas incompatibles, por el contrario, cada vez somos más los que creemos en la importancia de aprender disfrutando.

Los casos de Cisco y Trailhead son tan solo una muestra de la enorme oferta formativa que te ofrecen las empresas tecnológicas sin coste dado que, hoy, prácticamente todas ellas tienen en marcha programas de formación de estas características.

El tsunami digital exige a las empresas profesionales con conocimientos y competencias que, en demasiadas ocasiones, no se adquieren en los sistemas educativos tradicionales. Por ello, muchas se ven obligadas a formarlos ellas mismas. Es el caso, por ejemplo, de lo relacionado con tendencias tan avanzadas como la tecnología blockchain en el mundo financiero, la gamificación y la realidad virtual en el sector educativo y (o) la bioimpresión en la medicina.

Por desgracia, es un proceso que lleva tiempo y que no siempre se adapta bien a los plazos (cada día más acelerados) en los que vivimos. Por ello, cada vez son más las compañías que deciden lanzar programas de formación externos y sin coste para entrenar (e identificar) a quienes apuesten por la proactividad en el proceso de renovación profesional que demandan los nuevos tiempos. La presencia de profesionales con conocimientos sobre sus productos es una condición imprescindible para el desarrollo de su negocio por lo que, si estás interesado, vas a poder elegir.

Para escoger, empieza a hacerte las preguntas y busca las respuestas en Internet o a la antigua usanza (consulta a tus amigos, llama por teléfono, etc.). ¿Eres de los que prefieren la formación presencial o se te dan mejor las metodologías online? ¿Qué plataforma de enseñanza puede encajar mejor contigo? Hay empresas que habitualmente forman a sus profesionales en habilidades digitales, pero incluso abren sus programas al público a través de plataformas, lo que las ayuda a mejorar el ecosistema profesional y a tener procesos de selección más exitosos. Algunos ejemplos son SAP, Oracle, Microsoft, IBM o SAGE.

Los cursos que ofrece Salesforce a través de Trailhead

2. Pon un MOOC en tu vida

Ejemplos

Coursera: En esta plataforma podrás encontrar 1.993 cursos de 148 instituciones tan conocidas como la Universidad de Stanford, la de Michigan o la de Pensilvania, pero también de referentes nacionales de amplio reconocimiento internacional como el IE Business School.

Miríada X: Miriada X ofrece también formación de numerosas instituciones, diferenciándose de la anterior en que, en este caso, la formación se imparte sobre todo en castellano, por lo que se presenta como una herramienta de mucho interés para quienes estén aún trabajando para mejorar su nivel de inglés. Para quienes no la conozcan, añadiré los nombres de las dos instituciones que han estado detrás del nacimiento de la iniciativa: Telefónica Educación Digital y Universia.

Plataformas propias: Frente a los “agregadores” anteriores, encontramos el caso de Universidades como el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) o Harvard, instituciones que han apostado por crear sus propias plataformas de formación gratuita, y que se asociaron con otras de prestigio similar para dar luz al portal edX.

Si eres de los que están deseando empezar a explorar, sigue tomando nota: Udacity es perfecto para los más techies y Khan Academy es de gran ayuda para maestros y padres que quieren enseñar a los niños, pero también tiene cursos de materias y niveles más avanzados.

Los MOOCs son una de las mejores cosas que nos ha traído el mundo digital, al menos en lo que a la formación académica se refiere. Sin embargo, por algún extraño motivo, no han conseguido captar el protagonismo que se merecían. Por ello, dedicaré este apartado a explicar qué son y por qué están ahí, a ver si hay suerte y así, con otro pequeño empujón, conseguimos entre todos que se puedan consolidar.

El término MOOC es el acrónimo de Massive Online Open Courses, lo que se traduciría como cursos online masivos y abiertos. Se trata, en pocas palabras, de cursos de formación que permiten que cualquiera de nosotros se pueda formar en las mejores universidades del mundo, sin necesidad de salir de casa y sin tener que pasar por caja. Si estás buscando una formación que te permita prepararte para el mundo digital, no tengas duda, las plataformas de MOOC te ofrecen un lugar fantástico para poder despegar.

Dicho así, muchos se preguntarán: ¿qué podría llevar a universidades como Harvard, el MIT o Standord a invertir su tiempo y dinero en algo así? Es más, ¿cuál puede ser la calidad de un producto así, gratuito, que al fin y al cabo podría estar haciendo la competencia a la formación de toda la vida?

La respuesta es muy sencilla: es una herramienta promocional estratégica. Los MOOCs son cursos que ofrecen, por lo general, una visión inicial que permite empezar a trabajar sobre una materia, tras lo que toca profundizar y, ¿qué mejor forma de hacerlo que contratar (esta vez ya sí, de forma tradicional) un programa de formación de pago con esa misma institución?

Aprende de todo con Khan Academy.

3. Disfruta del mundo de los tutoriales online

Los tutoriales son uno de los contenidos que más se han multiplicado durante los últimos años en las redes porque, además de tener muy buena aceptación, son una herramienta fantástica (y barata) para generar marca y, sobre todo, fomentar el protagonismo de sus autores.

Ejemplos

Si estás interesado en la realidad virtual, te sugiero este vídeo de Media Markt sobre cómo crear tus propias gafas en casa.

Si, por el contrario, lo que te llama la atención son los robots, ¿por qué no fabricar uno propio que se pueda dirigir con control remoto?

Y para terminar, uno de mis temas favoritos, el uso de Arduino. Es ese caso, en particular, te recomiendo un tutorial sobre cómo construir una mano robótico.

Si haces la prueba en una plataforma como Youtube y escribes “tutorial” y un tema que sea de tu interés, como por ejemplo, “drones”, pronto podrás comprobar que tienes varios miles (o millones) de alternativas sobre las que poder seleccionar, por lo que opciones no van a faltar, muchas de ellas caseras y, sorprendentemente, de buena calidad.

Todos te abren la posibilidad de aprender de forma tanto teórica como experiencial, al ritmo que necesites y el nivel de profundidad que en cada momento desees alcanzar. 

Aunque la línea divisoria es difusa, podríamos decir que en un curso se empieza con una visión general para pasar después a lo concreto, mientras que el tutorial directamente va al grano. ¿Lo mejor para empezar? Que pruebes las dos opciones y decidas tú camino. Si es el tuyo será el bueno, siempre y cuando te permita avanzar.

4. Aprende experimentando

¿Has probado ya un Arduino? Lo inventó en 2005 Massimo Banzi, un estudiante de Interaction Design Institute Ivrea, ubicado en el norte de Italia. Le encantaba dar rienda suelta a su imaginación “trasteando” con la tecnología, pero se enfrentaba a un recurrente problema de difícil solución: los 100 dólares que costaba cada dispositivo.

Por esa razón, decidió fabricarse uno el mismo: Arduino, una plataforma de desarrollo que se puede comprar por menos de 25 euros (modelo básico) en sitios como Amazon, válida “para todos los públicos” (desde principiantes hasta los más expertos). Desde luego, no se podía imaginar que hoy, poco más de una década después, su invento fuera a estar presente en millones de hogares ofreciendo muchas horas de diversión y, por si fuera poco, una forma de profundizar sobre la revolución digital.

Tutorial para fabricar una mano robótica con Arduino.

Si quieres sumarte al futuro digital, te recomiendo que no tengas miedo (ni pereza) y que empieces cuanto antes a experimentar. Desde luego, no se me ocurre una forma mejor de consolidar tus conocimientos.

5. Devuelve tu confianza a los libros

Permíteme que te haga dos preguntas:

  • Primera: ¿Dejarías que te hiciera un trasplante de riñón un cirujano formado a base de tutoriales de Internet?
  • Segunda: ¿Permitirías que el colegio asignase a tu hijo un profesor incapaz de comunicarse utilizando más de 140 caracteres?

Yo tampoco. En ambos casos preferiría una metodología de formación y comunicación tradicional, con libros y “roce humano”, porque, aunque el tsunami digital está llegando para cambiarlo todo hay cosas que, al menos de momento, mejor se quedan como están. Si eres de los que han puesto los libros “en peligro de extinción” pero quieres sumarte a la ola digital te recomiendo que les des una nueva oportunidad.

Empieza con algo ligero, un ejemplar digital cargado de anécdotas y, a ser posible, de imágenes y vídeos. Es más, si puedes, pide recomendación a buenos amigos porque este primer paso será probablemente el más difícil y es importante que se te dé bien para que cojas confianza y fuerzas. Hay editoriales completas que ofrecen libros-tutoriales sobre materias de todo pelaje.

Más tarde, tras esa etapa de calentamiento, ya te puedes arriesgar a bucear por las bibliotecas. En ellas tendrás acceso a miles de libros gratis, con los que poder profundizar, y, créeme, tu mente, tu familia y tu futuro te lo agradecerán.

6. Exprime a tus amigos

¿Sabes qué tienen en común la transformación digital, el deporte y las dietas? Que lo importante no es empezar, sino mantener la constancia en el tiempo. Por ello, si puedes elegir, no te embarques solo en tu proceso de e-renovación. Hazlo bien acompañado, te hará la vida más fácil y el trayecto más duradero.

Te animo a que te apuntes a una nueva moda: el aprendizaje cooperativo (o de colaboración), una metodología de estudio basada en la confianza en la que los participantes se apoyan mutuamente para alcanzar una meta común.

Llegamos así a un momento de reflexión personal: ¿Tienen tus amigos las mismas inquietudes que tú? ¿Tus compañeros de trabajo? ¿Y tus familiares? Si la respuesta es sí, te animo a que forméis un frente de aprendizaje donde cada uno se comprometa a especializarse sobre un tema en concreto (con MOOCs, formación técnica de empresa, libros, etcétera.) y a compartir, por supuesto, todo lo aprendido con el resto del equipo.

Así funciona la Fundación Cibervoluntarios.

La incorporación de perfiles techies (aficionados a la tecnología) en este proceso podrá convertirse en un potente acelerador, por lo que, si no los tienes, plantéate bien la necesidad de ampliar tus amistades, por ejemplo, en una actividad de voluntariado digital como cibervoluntarios.org. Allí podrás compartir tus conocimientos y también disfrutar de los demás y no te olvides de que en los tiempos que nos ha tocado vivir: quien tiene un amigo techie tiene un tesoro.

7. Ponte en manos de un broker

Ejemplos

Para quienes vayan a empezar la búsqueda de un broker digital, me atrevo a dar como pista el nombre de uno que durante estos últimos meses se ha ganado toda mi confianza: Cloud Coachers.

Ponte en manos de un broker, pero hazlo con mucho cuidado porque no te vale cualquiera. Busca un “broker de talento digital”, una empresa que crea tanto en ti que esté dispuesta a formarte sin cobrar nada a cambio salvo que, como es lógico, gracias a su trabajo consigas (o te consigan) un nuevo empleo. Pero en ese caso no te lo cobran a ti, sino a la empresa que te contrata. Es una fórmula similar a lo que las aceleradoras de startups hacen con las empresas que impulsan. Forman a sus creadores para que, si tienen éxito, puedan compartir los beneficios.

Conclusión

Esta formación alternativa puede ser la clave para abrir las puertas de tu futuro laboral. ¿Has oído ya hablar de certificaciones como ITIL o Lean IT de empresas como APMG International? Acreditan tus conocimientos y son un sello de calidad profesional al que podrás optar, cuando te sientas preparado, para poder comprobar y demostrar lo aprendido.

Para terminar, debo aclarar que todo lo anterior no sustituye a la enseñanza tradicional. En mi caso aposté por acabar la carrera en la universidad, hice tres masters e incluso una tesis doctoral y te puedo asegurar que sin ello mi cabeza no funcionaría igual. El mensaje que quiero transmitir es muy distinto…

Vivimos tiempos convulsos que no permiten predecir donde estará el futuro profesional. Hoy no tenemos garantías de que vayamos a poder utilizar lo aprendido en la universidad, y muchos pensarán que para qué esforzarse si al final, tanto esfuerzo podría no valer para nada.

¡Están equivocados! Es verdad que no sabemos a qué empleos podremos dedicar nuestra vida mañana, pero de lo que no tengo ninguna duda es de que las aptitudes, la lógica e incluso la capacidad de memorizar que se adquiere en la universidad serán imprescindibles para poder trabajar. Los conocimientos de lo que esté por llegar los tendremos que adquirir “sobre la marcha”. ¿Nos vamos poniendo las pilas?

Silvia Leal es consejera y experta en inno-liderazgo y transformación digital. Doctora en Sociología y asesora de la Comisión Europea en competencias digitales, liderazgo y emprendimiento y directora del Programa en Dirección TIC & Innovación Digital de IE Business School. Es autora de los libros e-Renovarse o morir, Ingenio y Pasión e Ingenio, Sexo y Pasión (LID Editorial).

Más información