Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jordi Machi, el pintor de los famosos

El artista valenciano decidió mudarse a EE UU para aprovechar las oportunidades. Desde entonces, ha vendido un cuadro a Kanye West y retratado a Miguel Bosé

El artista Jordi Machi junto al cantante Miguel Bosé.

“Sí, me fui para darme a conocer y pintar cuadros para famosos, esa era mi intención. Irme a EE UU fue un punto de inflexión, conseguir encargos de gente tan importante como Kanye West te da una publicidad e impulso que pocos clientes pueden ofrecerte”. Jordi Machi no niega la evidencia. A través de un cliente estadounidense vio la oportunidad de trabajar como artista para celebridades del star system norteamericano y no lo dudó. Tras exponer en Líbano, Italia o Brasil, este valenciano se marchó a Austin (Texas) con la idea de crear una colección basada en El Principito.

Y un día recibió la llamada. Era una productora del equipo de Kanye West, y quería uno de sus cuadros de la colección basada en el libro de Antoine de Saint-Exupéry para el segundo hijo del rapero, Saint West, nacido hace ahora un año. “Le había escuchado, me gustaba, pero tampoco conocía demasiadas canciones. De hecho, conocía más a Kim Kardashian [su mujer]. Me quedé sin palabras, en shock. Le dije que lo habláramos al día siguiente porque en ese momento no podía por los nervios. Investigué sobre él, y cuando empecé a pintar le tuve presente, aunque nunca varío mi idea. El cuadro es intimista e intenta recoger los temas profundos que aparecen en El Principito. La inocencia, la pureza, lo natural de la muerte”. La obra que colgará en la pared del dormitorio del hijo de los Kardashian-West representa el momento en que una bandada de pájaros sobrevuela el planeta donde está el pequeño protagonista del libro, que está harto de cuidar a la rosa y cuando los ve decide abandonarla. “Es un momento clave, de liberación y de dejar atrás el ego. Y sí, Kanye parece que no va mal de ego”, explica con naturalidad el artista.

Machi asegura que esa llamada ha supuesto un espaldarazo rotundo. Televisión Española le contrató para pintar a Miguel Bosé durante el especial que el cantante conducirá esta Nochebuena, y, a sus 33 años, al pintor ya se le acumulan los proyectos y encargos. El próximo apunta a una de las estrellas de Hollywood más cotizadas.

Entrar en el mundo de una superestrella tiene consecuencias. La primera, la aparición en los medios de comunicación. “Trabajar para celebridades me ha traído cosas buenas. Ha crecido mi autoconvencimiento respecto al camino que escogí, pero no he perdido un ápice de humildad”, puntualiza. Él se considera un artista de hoy, dispuesto a adaptarse a una sociedad donde los famosos, la imagen o la tecnología dominan. “Tienes que estar al día, adaptarte a los nuevos tiempos y tener una visión de mercado. Si lo que venden son los famosos, es un terreno que hay que explorar. Además, a mí me inspiran más las personas que los paisajes”. Tras Kanye West, llegó un nuevo trabajo para una estrella, esta vez cara a cara. “Miguel Bosé impone. Su altura, su presencia, su voz. Pero en todo momento fue cercano y encantador. Vio el cuadro y lo quiso. Me dio un abrazo, estuvo muy cariñoso, y eso que estaba trabajando sin parar”.

Cuado de Jordi Machi comprado por Kanye West.

Un terreno a explorar

Machi se define como moderno. Influido por la cultura de la animación, ya que tiene su propia infancia como principal fuente de inspiración, pero adaptado al público adulto con elementos transgresores como la violencia o el sexo. “Todavía es necesario provocar, incluso escandalizar. Y con el arte se hace sin límites. Vivimos en una época de mucha intolerancia y el arte ayuda a abrir la mente”.

Hasta alcanzar el reconocimiento, trabajó en el mundo de la noche, pero siempre tuvo clara su meta, y que la alcanzaría a pesar de la crisis y los problemas de los jóvenes de su generación. “Me considero un privilegiado. A mi edad puedo vivir del arte. Cuando tienes un sueño muy claro, puedes sortear cualquier muralla. Me he caído muchas veces, pero me he movido donde he sentido que había una oportunidad”. Tiene varios proyectos en mente, pero le encantaría seguir pintando a celebridades. “Hacerle un cuadro a Bill Murray, que le adoro. O a Megan Fox, por ese punto de mala de cómic que tiene”. Ya tiene a la próxima en ciernes. Hay contactos avanzados para que retrate al actor Ryan Gosling.

El cantante Miguel Bosé, uno de los conquistados

I.G.

“Jamás me había reconocido tanto en un retrato desde que me hicieron uno cuando tenía 6 años”, afirma sin dudar Miguel Bosé sobre la obra de Jordi Machi que se verá hoy en el especial de TVE. Son halagos de una estrella vinculada desde siempre al mundo de la pintura y que ha compartido momentos con un coloso como Picasso. “Jordi me pareció un tipo observador y me atrevería a decir que un gran voyeur de detalles que aparentemente no se ven. El resultado ha sido espléndido y muy bien compuesto”. Machi no puede disimular la felicidad al conocer su reacción: “Satisfacción y, sobre todo, un agradecimiento enorme”. El cantante, además, se animó a darle un consejo al artista. “Tiene mucho talento para el retrato que es una de las áreas de la pintura con mayores retos porque tiene que atrapar muchas verdades, y su estilo tan personal no hará más que perfeccionarse. En el mundo del cartel y el mural le iría de maravilla”.