Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enorme error europeo

El rechazo del Plan Moscovici ratifica el poder de Berlín y condena a Europa al bajo crecimiento

Wolfgang Schäuble con Pierre Moscovici
Wolfgang Schäuble con Pierre Moscovici FRANCE PRESS

La decisión del Eurogrupo de rechazar, a instancias de Alemania, Holanda y países satélites, el modesto plan de estímulo fiscal propuesto por el comisario Pierre Moscovici es una pésima noticia para la economía global, para la europea y también para la española. No solo porque una vez más se frustran las expectativas de que cambie una política irracional de austeridad que está arrastrando a la economía europea a una tasa de crecimiento irrisorio, baja creación de empleo e inflación peligrosamente próxima a la deflación; ni porque Bruselas haya sido ostentosamente desautorizada por Berlín y sus aliados en la penitencia (de los demás), sino porque, además de todo ello, el rechazo a una política defendida por el FMI, la OCDE, el BCE y casi todas las instituciones económicas llega en un momento delicado para la UE, con un referéndum fracasado en Italia, un problema bancario grave e irresuelto en ese país, con la incertidumbre acumulada tras el Brexit, la agresiva economía de Trump y la recuperación del precio del crudo.

Merkel, Schäuble y el Bundesbank tienen que saber que la terca negación de una política fiscal expansiva alienta poderosamente el fuego del euroescepticismo; carece de sentido lamentarse por la expansión del populismo y la disgregación en Europa cuando sus dirigentes ofrecen este espectáculo de arbitrariedad y conducta irracional. La defensa política de la austeridad presupuestaria, amparada además por los países que disponen de superávit presupuestario para optar por estímulos inversores públicos, ratifica la idea de que los países centrales del área están utilizando la ortodoxia del déficit en su propio beneficio, atrayendo masivamente flujos financieros desde los países del sur para así consolidar sus propias opciones de crecimiento.

Resulta muy peligroso minusvalorar las consecuencias del Eurogrupo del lunes y la demostración de rodillo prepotente practicada por Berlín y sus aliados. Es un error enorme que facilita la disgregación del euro en un momento particularmente difícil para la política europea. Aquellos europeos que creían que la UE no resuelve sus problemas tienen hoy un motivo más para ratificar su convicción; quienes esperaban un golpe de autoridad de Bruselas ya saben que la Comisión es impotente frente a Berlín; y aquellos que apreciaban un cierto grado de flexibilidad en Alemania habrán podido comprobar que las esperanzas de cambio son una entelequia. Invocar como explicación las próximas elecciones alemanas es una excusa. El euro sigue en manos del fundamentalismo del déficit y de la penitencia contra el gasto.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.