Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ingenierías quieren más mujeres en sus escuelas

Un proyecto de la Real Academia de Ingeniería persigue fomentar estas vocaciones entre las jóvenes estudiantes desde pequeñas y acercarlas a las carreras técnicas y científicas

Un grupo de ingenieras celebran con la Ministra de Transporte británica, Claire Perry, el Día Nacional de la Mujer en la Ingeniería. Ampliar foto
Un grupo de ingenieras celebran con la Ministra de Transporte británica, Claire Perry, el Día Nacional de la Mujer en la Ingeniería.

La Real Academia de Ingeniería (RAI) presentó ayer en Madrid el proyecto Mujer e Ingeniería para fomentar las vocaciones entre las jóvenes estudiantes y acercarlas a las carreras técnicas y científicas. La seña de identidad del proyecto es servir de paraguas al desarrollo de todo tipo de actividades y talleres para demostrar a las niñas que ellas también son capaces de convertirse en ingenieras y así acabar con la brecha de género que existe en las aulas de las carreras técnicas. En el proyecto participan instituciones públicas, empresas privadas y asociaciones. Las primeras actividades se desarrollarán en la Comunidad de Madrid, pero la intención es que el proyecto se expanda a todas las comunidades autónomas teniendo en cuenta el carácter nacional de la RAI.

“Hay más mujeres en el sistema universitario que hombres, sin embargo, cuando hacemos el zoom en las ingenierías, las chicas solo representan el 25% del alumnado”, explica Sara Gómez, doctora en ingeniería y directora del proyecto. El objetivo de la iniciativa es revertir esta tendencia. “Se trata de acercar el mundo de la ciencia y la tecnología a las niñas en edades tempranas, no cuando ya han accedido a la Universidad”, ha señalado Gómez. Para conseguirlo, el equipo está trabajando en el desarrollo de un amplio programa de actividades que se realizará en colegios, institutos y universidades. “Por eso necesitamos la colaboración de las administraciones tanto locales como nacionales, para poder llegar a todos los alumnos”, explica la directora. Gómez reclama que las instituciones se impliquen en la tarea de explicarle a las niñas que las ciencias, las tecnologías y las ingenierías son una opción para ellas.

La directora del proyecto, Sara Gómez, junto al presidente de la RAI, Elías Fereres, en la presentación del proyecto. ampliar foto
La directora del proyecto, Sara Gómez, junto al presidente de la RAI, Elías Fereres, en la presentación del proyecto.

Las actividades comenzarán con una experiencia piloto en noviembre con unas jornadas de mentoring en la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y la Universidad Carlos III. El evento consistirá en juntar a las alumnas de primer año de carrera con las del último. “Queremos que las más veteranas hagan de mentoras de las más jóvenes para que su entrada a la universidad sea más fácil”, explica Gómez.

Estas jornadas inaugurarán una agenda que cuenta con talleres del tipo Cuéntame en qué trabajas, charlas como Las mates molan o la creación y difusión de vídeos dirigidos a públicos de distintas edades a partir de siete años. “Queremos realizar acciones concretas, jugar a ser ingenieros, explicar a las niñas lo que somos y lo que hacemos, y queremos hacerlo donde están los niños, en los colegios”, explica Gómez.

En las escuelas de ingenierías no solo faltan niñas. Cada vez hay menos alumnos que se deciden por las carreras técnicas

La directora confía en el éxito del proyecto porque cuenta con una experiencia similar previa. Gómez ha sido vicerrectora de la UPM y una de sus responsabilidades era fomentar las vocaciones tecnológicas en general, sin distinción de género. “Una de las cosas que más nos funcionó de las acciones concretas fue ir a los colegios con lo que yo llamaba las brigadas de ingenieros e ingenieras, que eran nuestros alumnos, para realizar actividades interactivas con los niños”, cuenta Gómez. Algunas de esas actividades consistían en desarrollar una aplicación, aprender a hacer mantequilla o enseñarles a preparar una muestra para analizarla. “Y todo eso lo hacían divirtiéndose. Eso es lo que queremos hacer ahora. Que las niñas vean todas las posibilidades que les ofrecen las ingenierías”, añade Gómez.

Pero en las escuelas de ingenierías no solo faltan chicas. Cada vez hay menos alumnos que se deciden por las carreras técnicas. Elías Fereres, presidente de la RAI, ha explicado en la presentación del proyecto que estos estudios ya no son tan atractivos hoy en día. ”Primero, porque la profesión ha perdido el prestigio de épocas pasadas y, en el caso de las mujeres, porque falta tradición y motivación”, ha explicado Fereres, quien ha señalado que el problema al que se enfrentan es que los alumnos aprenden oyendo. “Y las ingenierías hay que aprenderlas haciendo. Y haciendo además cosas interesantes. Cuando el modelo educativo evolucione, las ingenierías volverán a ser atractivas”, ha asegurado Fereres. “Y la ingeniería necesita mujeres porque cuanto más diversas son las aportaciones, más valor tienen”, ha señalado el presidente de la RAI.

En el proyecto de la RAI participan el Instituto de la Mujer, la Comunidad de Madrid, Indra, HP, Telefónica, la Fundación Universidad Empresa, la Fundación Caja Ingenieros, la Fundación Pro Rebus Academiae, la Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras (EJECON), la Universidad Politécnica de Madrid, la Universidad Carlos III de Madrid, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte; el Ministerio de Sanidad, el Institute of Electrical and Electronics Engineers, la Fundación Pro Rebus Academiae, Big Van Científicos sobre Ruedas, y el Fondo Social Europeo. En el acto de presentación han participado representantes de algunas de estas entidades colaboradoras.

Más información