Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Trash entre amigos': las 'pelis' basura favoritas de Vigalondo y sus colegas

Nacho Vigalondo, Raúl Minchinela, Rubén Lardín y el Sr. Ausente proyectan en su ciclo 'Trash entre amigos' los mejores (peores) films que puedas imaginar. Han seleccionado para nosotros sus cinco películas de serie Z ideales para ver acompañado. Y para no dejar de comentarlas de lo malas que son

Trash entre amigos

Durante un Trash Entre Amigos celebrado en Huesca, Nacho Vigalondo, Raúl Minchinela, Rubén Lardín y Sr. Ausente vieron como uno de los asistentes les arrebataba los micrófonos con los que estaban comentando la película; luego, a la salida, los lugareños les rodearon con sus motocicletas.

En efecto: Trash Entre Amigos es a las proyecciones cinematográficas -por imprevisible, descacharrante e impertinente- lo que un concierto punk a la música en directo. Sus responsables, activos indispensables del cine y de la crítica cultural de nuestro país, dedican cada una de las sesiones de Trash Entre Amigos a proyectar títulos cercanos a la serie Z más punible para, micro en mano, comentar la cinta en vivo y en directo; en la mayoría de casos, por supuesto, la complicidad e interacción del público con ellos y con la película es absoluta.

Coincidiendo con su próxima sesión, a celebrarse esta misma noche en la  sala de cine Phenomena de Barcelona, les hemos pedido a sus artífices que nos destaquen -por ambiente respirado o trospidad intrínseca- las sesiones y películas capitales de estas misas gospel del cine de mierda.

- MADE IN CHINA (John Liu, 1982) Proyectada en Cines Casablanca, Barcelona, 13/06/2009

Esta falsa autobiografía de un antiguo instructor de la CIA, rodada en (ojo) el municipio costero de Palamós y ambientada en (cuidado) África, Alemania, París y el Pentágono, fue proyectada en la sesión inaugural de Trash Entre Amigos. Entre el público asistente a la sesión se encontraba José María Blanco, uno de los actores de la cinta, detalle que hizo enloquecer a unos espectadores en completa sintonía con el espíritu de la proyección.“La historia real trasera de la película, además, da para libro de Emmanuel Carrère”, nos dice el Sr. Ausente. “Un actor chino, llegado a Europa para ocupar el trono de Bruce Lee, se instaló en Barcelona para rodarla; tiempo después fue condenado por trata de blancas en Torredembarra y protagonizó una fuga espectacular por los tejados de la prisión”.

- PÁNICO EN EL DISTRITO 18 (Antonio Aguilar, 1975) Proyectada en La Rambleta, Valencia, 26/10/2012

Proyectada en la misma Valencia que le sirvió de set de rodaje, Pánico en el distrito 18 cuenta la historia de un justiciero urbano con, según las declaraciones de Rubén Lardín, “maneras de oso panda y líbido de bebé”. La sesión contó, de nuevo, con respetable insigne: el director de la película asistió, por sorpresa, a una sala dónde, asegura Rubén, “los vítores y el sinsentido pudieron oírse hasta en Cannes”. Si algún día la película de Antonio Aguilar disfrutase de una reedición que bien merece, la cita de contraportada debería firmarla Lardín: “Persecuciones regular, escenas de ducha de cuarto de hora, romance pocho, litros de horchata, actores desmemoriados, ¡gran cine!”.

- DINAMITA JIM (Alfonso Bálcazar, 1966) Proyectada en Sala Edén, Huesca, 03/06/2011

De entre todos los trashes, Nacho Vigalondo califica el de Dinamita Jim como insuperable. “Fue nuestro particular flashback en Vietnam”, afirma el director. “Técnicamente, aquello rozaba más de un límite; si nos hubiesen cambiado la película a la mitad por una de Truffaut, ni nos hubiésemos enterado”, recuerda Vigalondo, sobre el pase que hicieron de este inhóspito western. “El mayor obstáculo de todos fue el local: un bar lleno de feligreses que únicamente querían tomarse un gin-tonic a gusto y que, legítimamente, se sentían invadidos por nuestra presencia”. Quizás la respuesta del público no fue muy calurosa, pero Nacho asegura que esta experiencia les “unió a los cuatro para siempre, como la orquesta del Titanic”.

- STAR CRASH, CHOQUE DE GALAXIAS (Luigi Cozzi, 1978) Proyectada en Cines Casablanca, Barcelona, 25/07/2009

Trasunto italo de Star Wars con David Hasselhoff de Los Vigiliantes de la Playa como protagonista, Star Crash, Choque de Galaxias es generosa, apunta Raúl Minchinela, “en robots trastabilados y jamonas del espacio”. Medio año después de celebrarse esta sesión, se estrenaba Avatar y empezaba la dictadura del pulcro 3D; quizás, a modo de revulsivo preventivo, el destino quiso que la copia utilizada para proyectar Star Crash, Choque de Galaxias procediera de una grabación casera, deformándose la imagen a cada explosión espacial. “La sala entera celebró las sincronías cantando: ¡Uve-Hache-Ese! ¡Uve-Hache-Ese!”, recuerda Minchinela. “Ese rugido colectivo convirtió la sesión en una de mis favoritas”.

- BRONX, LUCHA FINAL (Aristide Massaccesi/Joe d'Amato, 1983) Proyectada en sala de cine Phenomena, Barcelona, hoy

El único Trash Entre Amigos del que sus integrantes no guardan anécdotas es el de Bronx, Lucha Final, a proyectar esta misma noche. La película, que centra su acción en un reality dedicado a la cacería humana, tiene como protagonista a un concursante que (coged aire) será requerido por una telépata para guiar a un grupo de mutantes perseguidos por la administración nazi. “En los años 80, los italianos hicieron muchas películas que picoteaban la carroña de éxitos mundiales como Mad Max 2 o 1997: Rescate en Nueva York”, pone en contexto Rubén Lardín. “Fue una época gloriosa para el cine apocalíptico de descampado, motocross, un poco de glam revenido, coches con pinchos y unas hostias que te mandaban a la semana que viene”.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.