Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Día de África: ocho historias que no son ‘las de siempre’

Normalmente llegan noticias de muerte, hambre y pobreza del continente. Pero otras realidades suceden: la tecnología, el deporte, el activismo... Así te lo hemos contado este 2016

Día de África Un artista de la empresa social ruandesa Kurema, Kureba, Kwiga, cuya historia contamos en el reportaje 'Pintura para acabar con los tabús'.

La crisis del ébola puso en el mapa de la comunidad internacional a tres países africanos: Sierra Leona, Liberia y Guinea. Boko Haram nos hizo geolocalizar a Nigeria para conocer la destrucción a la que sometían a los pueblos que atacaban. La crisis de refugiados nos ha hecho preguntarnos de qué huyen quienes abandonan su casa a miles de kilómetros en el África subsahariana, en busca de una vida mejor. Malas noticias. El hambre, la pobreza extrema, la violencia, las enfermedades mortales y las que no deberían serlo, pero allí, lo son. Estas son las imágenes e historias que recordamos del continente con mayor proporción de gente joven del mundo. Pero eso no es todo.

África también usa las últimas tecnologías de la información para estar conectada. Y las mujeres reclaman que se escuche su voz, piden igualdad. La producción cultural es abundante, y sus artistas plantan cara a las injusticias. Para conmemorar el Día de África, que se celebra este 25 de mayo, recopilamos ocho historias (hay muchas más) publicadas en PLANETA FUTURO en 2016 que no son las de siempre.

El África conectada

África siempre estuvo en movimiento, pero ahora una revolución se está gestando en el continente más allá de la política, a pie de calle, en redes, ordenadores, teléfonos móviles… Generaciones de jóvenes que no vivieron el colonialismo construyen el futuro y exigen democracia, transparencia, justicia social y derechos humanos a través de la tecnología. Lo que estás a punto de ver es una radiografía (siempre incompleta porque está vivo y crece) de ese África cambiante. Un largo camino que los ciberactivistas desean recorrer en libertad, armados de iniciativas y creatividad.

La primera rampa de monopatín de Etiopía

Izzy, cantante de reggae y fundador del primer movimiento de skate de Etiopía, se ha propuesto “crear un entorno de expresión positiva” para los jóvenes de su barrio a través del monopatín. “Aquí, donde crecí, es muy duro, no hay nada que les inspire. Uso el patín como herramienta para empoderarlos, para crear nuevas oportunidades y para potenciar el cambio”, afirma ilusionado. En 2015 participó en una charla TED en Atenas y otra en Addis Abeba para explicar su iniciativa. Cuenta con padrinos de lujo.

El relato más africano para fomentar la cultura

El libro Revolución vertical: o por qué los humanos caminan de pie ha sido publicado simultáneamente en 32 lenguas africanas, incluyendo francés e inglés, por el colectivo panafricano de escritores Jalada, en un proyecto para fomentar las escritura en lenguas nacionales.

El altavoz del feminismo tanzano

Tanzania es uno de los países africanos más avanzados en derechos sociales y civiles, en parte, gracias al trabajo de organizaciones como Tamwa, que utiliza los medios de comunicación para el activismo.

Pintura para acabar con los tabús 

Para los residentes de Kigali, ciudad en camino de convertirse en centro de excelencia urbana, el espacio público es lugar para la terapia colectiva. La empresa social Kurema, Kureba, Kwiga (Crear, Ver, Aprender) nació en 2014 con la intención de que el color y la creatividad sean vehículos para reforzar lo comunitario y construir un futuro mejor. Pretende que el arte en los espacios públicos configure un elemento identitario común, capaz de trascender los muros, aceras y edificios en los que se plasma y se convierta en la bisagra entre esos espacios y las personas que los habitan.

Las nuevas generaciones sudafricanas a través de la lente de Sipho Mpongo

Con la serie de imágenes 'Born Free' (nacidos libres), el fotógrafo evidencia el modo de vida y las expectativas sin cumplir de quienes nacieron tras el 'apartheid'.

Iveth, la rapera justiciera

La artista mozambiqueña de 31 años es abogada y defensora de Eva Anadón, cooperante española expulsada del país por protestar contra los abusos sexuales a las menores. Iveth adora escribir, y reconoce que despacho y escenario se retroalimentan. “Siendo abogada conozco mejor las injusticias, y el rap me enseña a acercarme a quienes me necesitan”.

A un lado el desierto, al otro verde

La Gran Muralla verde es una iniciativa que un grupo de países al sur del Sáhara puso en marcha hace décadas para protegerse de la desertificación. Más que un dique, es un conjunto de proyectos de desarrollo rural.